El unilateralismo de Donald Trump

Estados Unidos es la única superpotencia del mundo, pero hay límites para lo que puede hacer, sobre todo en regiones donde hay países con poder suficiente para resistir la presión

El unilateralismo de Donald Trump

La historia cuenta que el 8 de julio de 1853 el comodoro Matthew Perry, de la Armada de Estados Unidos, entró al puerto de Tokio a bordo de la fragata Susquehanna, al mando de un escuadrón de dos vapores y dos veleros, y a nombre de su gobierno obligó a Japón a entablar relaciones comerciales y abrir sus puertos a los buques mercantes de EU.

Esa fue la época de expansión de las potencias industriales, cuando buscaban nuevos mercados y fuentes de materias primas.

Estaba claro que el comodoro Perry podría imponer sus demandas por la fuerza. Los japoneses no tenían armada para defenderse y, por lo tanto, tuvieron que aceptar las demandas.

De creer a algunos analistas, el presidente Donald Trump cree que es el momento de restablecer y ejercer la hegemonía estadounidense.

De acuerdo con Ian Bremer, uno de los más conocidos especialistas actuales en geopolítica, hoy vivimos en un ‘mundo G-cero’, en el que ningún poder único o alianza duradera de poderes puede obtener de manera consistente lo que quiere.

Para Gideon Rachman, en The Financial Times, la administración de Trump trata de pasar a un orden (internacional) basado en el poder, en el que Estados Unidos establece la ley y otros se ven obligados a seguirla. Eso puede funcionar por un tiempo, pero también es una invitación a los rivales para probar la voluntad de EU, a través de acciones unilaterales en Europa, Asia y Medio Oriente. Y esa es una receta para un mundo mucho más peligroso.

Los críticos de Trump consideran que el mandatario se guía más por sus instintos que por sus conocimientos. Se supone que estamos obligados a aceptar la palabra del Presidente de que este o aquel tratado ‘es el peor’, sin respaldo de argumentos serios o planes de cómo producirá uno mejor, se quejó Thomas L. Friedman en The New York Times.

Estados Unidos es la única superpotencia del mundo, pero hay límites para lo que puede hacer, sobre todo en regiones donde hay países con poder suficiente para resistir la presión de EU para hacer cosas que no quieren hacer.

Pero la política de Trump va en una dirección distinta, y de hecho sus acciones sugieren que si no cree en vínculos como el G20 o el G7, sí cree que este es un mundo G1, en el que Estados Unidos puede y debe usar su poder para obtener lo que quiere, necesita y merece.

La decisión de abandonar el Acuerdo Nuclear con Irán a pesar de las objeciones de aliados y adversarios, así como la previa determinación de abandonar el Acuerdo de París contra el calentamiento global, sería parte de la idea que Trump tiene de la capacidad estadounidense para determinar y manejar lo que ocurre en el resto del mundo.

Trump en todo caso parece convencido no sólo de que el mundo se ha aprovechado de Estados Unidos, sino que está en deuda con él y por tanto debe acatar sus reglas, de grado o por fuerza.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano