El Heraldo de México

El tupper de Martí y la depresión burocrática

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Las reacciones van de la burla a la indignación, pero ninguno de los dos se salva: ni Martí Batres con su reto del Tupperware para llevar su propia comida a la oficina (uvas y quesadillas en su caso), ni Mario Delgado con el del termo, para llevar el cafecito de la casa. Poco serios, la verdad. Impostura, demagogia ramplona. Una cosa es comer caviar y beber champán –como solía hacerlo cierta secretaria de Estado y algunos compañeros y antecesores- a costa del erario y otra ofrecer un espectáculo mendicante que nada tiene que ver con la verdadera austeridad republicana que se requiere. ¿Vamos a pasar del sexenio de los Mirreyes a la república de los marros y los indigentes? ¡Por favor: paren ese espectáculo de carmelitas descalzas!, clama nuestra colega Ivonne Melgar. Nos sumamos a su petición. Pero valga anotar que este espectáculo en el Congreso no es lo peor que está ocurriendo en nombre de la austeridad. Lo anterior hasta podría resultar anecdótico frente a lo que están ya provocando anuncios como el de la reducción del salario, o el tope salarial. En áreas estratégicas de la administración -como lo son las subsecretarías de Hacienda, la banca de Desarrollo, el Banco de México, la Secretaría de Comunicaciones; las áreas de Finanzas y de Exploración de Pemex-, importantes funcionarios han renunciado y otros más esperan el final de la administración para pasar a las filas del sector privado, donde sus retribuciones serán mayores. El desmantelamiento anunciado es tal, que las alertas se han encendido en el equipo de Andrés Manuel López Obrador. Incluso, entre los futuros miembros del gabinete formal y ampliado, hay varios funcionarios que están en contra de que ningún funcionario público pueda ganar más que el presidente (108 mil pesos mensuales). Saben que eso provocará la desbandada de gente con gran capacidad y experiencia. Y eso, no tienen cómo contrarrestarlo. La curva de aprendizaje es larga y hay áreas muy sensibles en las que no pueden darse el lujo de incorporar improvisados. Están contra la pared. Angustiados. No hallan –algunos ni se atreven- cómo convencer a AMLO de que es una pésima idea reducir los salarios y poner el tope de los 108 mil pesos netos. Su esperanza está en que el Legislativo eche para atrás esa medida. Pedro Pablo Treviño, senador del PRI, insiste: El gobierno y de los estados deben tener una amplia participación de funcionarios de alto nivel y bien pagados. Se debe revisar caso por caso.

•••

SIN MOTIVACIÓN Y SIN INCENTIVOS.-  Otra de las aristas que parece no haber considerado el Presidente electo es el lado humano: La depresión burocrática que ha provocado. Por un lado, la tabla que va de los 7 mil a los 108 mil pesos, no sólo no produce incentivos sino que a nivel humano, pagar menos y trabajar más, se percibe como una degradación. Por tanto, la motivación laboral se viene abajo.
¿Qué quieren hacer con las instituciones -se preguntan en la administración-, más burocracia con menos motivación del sector público, o una nueva forma de quehacer? ¿Es una limpia lo que se quiere? El caso es que en la burocracia ha asomado una depresión colectiva. Se sienten tristes y desamparados. En las conversaciones se escuchan sus preocupaciones: el qué va a pasar con sus familias, con las hipotecas de sus casas, con las colegiaturas de los hijos, con el monto de sus jubilaciones?

•••

GEMAS: Obsequio de Martí Batres, presidente del Senado: Hoy instruí a los secretarios administrativo y parlamentario del Senado para que el personal que realiza la labor de edecán sea reasignado a otras tareas de corte administrativo.