El sonido del silencio

Una de las obras más famosas de John Cage es 4'33. Aquí el artista escribió instrucciones detalladas para que un músico ingrese al escenario, prepare un piano y luego se siente en silencio absoluto durante 4 minutos y 33 segundos

El sonido del silencio

 

 

Si en este momento cierras los ojos y te concentras en los sonidos a tu alrededor ¿qué escuchas? tráfico, pájaros, aire, perros, silencio. Para el artista más famoso del arte sonoro, John Cage, lo que escuchas sería una puesta en escena, la del sonido actuando.

 

La experiencia del sonido es la materia prima de este artista estadounidense que, a partir de este fin de semana, nos espera en el Museo Colección Jumex, en una microexposición que documenta su interacción con México. Por ejemplo, su participación en el programa cultural de los Juegos Olímpicos de 1968.

 

Honestamente no sabría decir si fue el primero, pero sí el más afamado artista plástico que no era pintor ni escultor, sino un innovador del sonido, quien revolucionó la música moderna a través de la incorporación de instrumentos no convencionales, como utensilios de cocina o láminas de metal, y la idea de la música ambiental dictada por el azar.

Él condujo a la música hacia un paso en su evolución, para llevarla al mundo del concepto, rompiendo con la preconcepción de que ésta debía ser hecha por músicos que usaban instrumentos tradicionales para realizar composiciones estructuradas y arregladas.

 

Con una influencia en la filosofía asiática, centrada en la armonía de la naturaleza, Cage creó una composición sonora innovadora que involucraba al ruido ambiental de la sala de recitales. Además, fue el primero en relacionar a la música con la pintura y la danza, consiguiendo un arte interdisciplinario, algo casi inexistente en los años sesenta.

 

Una de las obras más famosas de John Cage es 4’33. Aquí el artista escribió instrucciones detalladas para que un músico ingrese al escenario, prepare un piano y luego se siente en silencio absoluto durante 4 minutos y 33 segundos. Leíste bien, la pieza consiste en sentarse frente a un auditorio y no hacer ningún sonido, y con ello escuchar los cuerpos, respiración y entorno del presente.

La influencia de Cage es enorme para el arte conceptual, la danza y la música, pues allanó el camino para la posmodernidad, al desafiar aún más la definición establecida de las bellas artes.

 

Excelente la idea del Museo Colección Jumex de contar la historia de líderes del arte y su relación con México. La muestra de Cage es la tercera edición de la serie Pasajeros. En la primea abordó al director de teatro Jerzy Grotowski, y en la segunda, a la crítica de arquitectura Esther McCoy.

 

Los esfuerzos por nutrirnos de cultura y reflexión son necesarios para abrir nuestra mente más allá del arte que sólo resucita mediocremente la mexicanidad una y otra vez.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano