El SNTE se le va de las manos a la profesora

Contrario a lo que podría pensarse, no tiene el camino allanado para retomar el control del magisterio

Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

A pesar de la alianza que hizo con Morena y la 4T, no existe ninguna garantía para que Elba Esther Gordillo se erija como la líder formal del magisterio nacional.

Ella, al igual que los otros aspirantes, tendrán que contender en un proceso democrático.

La cosa no puede ser diferente, porque así lo mandata la Reforma Laboral aprobada, y porque promover la vida democrática de los sindicatos fue una promesa de campaña de AMLO. Ésa es la línea en la que trabaja el gobierno.

Representantes de la SEP, Gobernación, el SNTE, la CNTE y la organización Maestros por México, afín a Gordillo, han sostenido reuniones, pero es fecha en la que no hay avances. Aunque el actual dirigente del SNTE, Alfonso Cepeda, fue electo para que concluya su gestión en 2024, hubo un acuerdo con el nuevo gobierno para que la renovación se diera este año.

Del lado de la maestra Gordillo daban por hecho que el proceso sería en enero, pero ya estamos en mayo y no hay ni siquiera una fecha tentativa. En la SEP me dicen que son los sindicatos los que tienen que ponerse de acuerdo y el gobierno sólo fungirá como facilitador.

Sin embargo, creen que el problema está en otro lado. Perciben que doña Elba perdió el control de la estructura y no tiene la fuerza para recuperarlo.

De las 61 secciones del SNTE, sólo mantiene hegemonía en ocho. Lo que resultaría insuficiente en un proceso interno.

Reconocen que fue una aliada de AMLO, pero también lo fueron otras corrientes, razón por la cual lo único que busca el gobierno es que haya piso parejo.

Del lado de la profesora, atribuyen la parálisis a una falta de voluntad. Por ahora sólo existe una propuesta para que el INE organice la elección. Pero lo ven poco factible porque eso implica modificar otras leyes. Además, no se conoce el padrón real de profesores en condiciones de votar, porque una cosa es la nómina, en la que algunos aparecen más de una vez, y otra, el número de afiliados.

Lo que perciben los elbistas es que Alfonso Cepeda ya pactó con el gobierno, y la mejor muestra fueron sus declaraciones tras la aprobación de la Reforma Educativa.

Los 2 millones 400 mil trabajadores del SNTE nos declaramos aliados del señor Presidente, y nos ratificamos como el ejército intelectual que, como ha sido siempre, está del lado de las instituciones.

Contra eso, dicen los elbistas, el camino para retomar el control del SNTE se prevé largo y tortuoso. ¿Será?

***

La senadora Marybel Villegas, de Morena, que se ha caracterizado por su lucha en la defensa ciudadana y la promoción permanente de la 4T, así como de la austeridad republicana, dejó ver su incongruencia al revelarse que habita en una casa con un valor que podría alcanzar los 18 millones de pesos, en Cancún.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: El objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, y no para ser gobernados por los demás.

[email protected]

@ALFREDOLEZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónJosé Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México

El juego del Canciller