El sexenio que terminó en julio

EPN es hoy una mera figura decorativa. “Un florero”, como dijo alguien por ahí

Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

En su colaboración diaria en El Heraldo Noticias por Facebook Live, mi compañero periodista Samuel Ocampo acuñó el término Los Pinitos para hablar de la casona de la colonia Roma donde Andrés Manuel López Obrador tiene sus oficinas. A mediados de julio nadie imaginaba que hoy, a 24 días de que rinda protesta como Presidente de México, aquella referencia chusca en diminutivo le va mejor a la aún Casa Presidencial que ocupa Enrique Peña Nieto.

 

El peso específico de la agenda presidencial en Los Pinos se ha convertido ya en una referencia casi nostálgica, porque  lo verdaderamente importante ocurre en la colonia Roma Norte. Quedan poco más de tres semanas de una gestión gerencial de la Presidencia en lo que el calendario avanza hasta el inicio de lo que nos han prometido será la Cuarta Transformación.

 

Hoy, los pasillos y oficinas de Los Pinos están prácticamente desiertos. El silencio es tal que las conversaciones son casi murmullos. Esos gruesos y fríos muros que guardaron el bullicio y la soberbia del poder, la crème de la crème de la burocracia mexicana, hoy son una heladera donde solo se respira tristeza e incertidumbre. Los altos burócratas, salvo contadas y honrosas excepciones, ya abandonaron el barco. Trabajaron hasta el 31 de octubre, ya recibieron sus salarios, liquidaciones, ahorros y aguinaldos completos. Incluso, los pocos que se mantienen en sus puestos a pesar de que ya recibieron todos sus pagos de fin de gestión, tienen la instrucción de no hacer agenda y solo atender los trámites de transición.

 

Peña Nieto es hoy una mera figura decorativa. Un florero, como dijo alguien por ahí. En su video de Youtube, publicado ayer, AMLO no dejó dudas. Con una sonrisa a medio ocultar y acercándose a la cámara, dijo: se dice que el día primero de diciembre, esto les (sic) va a molestar mucho a mis adversarios, pero tenemos que tener (sic) sentido del humor, que no va a ser mi Toma de Posesión, sino mi Primer Informe de Gobierno, jajaja. Luego, enumeró las primeras decisiones de su gobierno, aún electo, a través de Morena en el Congreso: No pensiones a ex-presidentes; nadie ganará más que el Presidente de la República; Los Pinos serán parte de Chapultepec; no fueros, se podrá juzgar al Presidente; no habrá Estado Mayor Presidencial; no habrá Primera Dama, etcétera.

Así que, como dijo la semana pasada, ¿quién manda aquí?

 

 

BON APPÉTIT

Ayer anduvo por la Suprema Corte de Justicia de la Nación la Magistrada Yazmín Esquivel Mossa, Presidenta del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de la Ciudad de México. Ella es, además, esposa del Ing. José María Riobóo, el empresario constructor de todas las confianzas de Andrés Manuel López Obrador y principal impulsor de la construcción del aeropuerto en Santa Lucía. La Magistrada Esquivel Mossa suena fuerte en la terna que presentará el Presidente electo para asumir como Ministra de la Suprema Corte. ¿Alguna duda?

 

[email protected]

@CACHOPERIODISTA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo