El secreto detrás del NAIM (II)

Compraron todas las hectáreas que pudieron -y más- a precios bajos

Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

En Touché de ayer le conté cuál fue la estrategia para iniciar la construcción del cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco. Dos personajes clave llevaron a cabo la primera etapa del proyecto: la compra de los terrenos necesarios por parte del gobierno federal.

Cuando el gobierno de Peña Nieto tuvo la propiedad de la tierra y la certeza de que no habría campesinos inconformes, se inició el segundo paso. No era suficiente comprar los predios donde se construiría propiamente el aeropuerto. Había que conseguir los terrenos aledaños para dotar al proyecto de toda la infraestructura que requiere una obra de esa envergadura.

Era necesario construir vías de acceso para vehículos, e incluso se pensó en dar acceso por tren. Alrededor de un aeropuerto se necesitan enormes cantidades de tierra para construir -además- hoteles, restaurantes, estacionamientos, tiendas. También bodegas, instalaciones de carga para mercancías, agencias aduanales, instalaciones sanitarias y de seguridad. Aerolíneas y compañías de mensajería también requieren grandes espacios. En fin, estamos hablando de mucha tierra.

Ahí fue cuando la cosa comenzó a descomponerse. Los mismos dos encargados de la etapa anterior fueron los responsables de conseguir toda la tierra necesaria alrededor del aeropuerto. Compraron todas las hectáreas que pudieron -y más- a precios bajos. Claro, ni un sólo metro de esa tierra quedó a su nombre.

Una vez completada la operación, ambos personajes se separaron. Uno siguió siendo muy cercano y gozando de la mayor confianza de Peña Nieto. Tanto, que al final lo dejó blindado por el fuero federal. El otro acabó en una dirección muy menor en la Sedatu.

El presidente Andrés Manuel López Obrador conoce toda esta trama y por eso decidió cancelar la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco. Personalmente considero que fue un error. Si hubo corrupción, que la denuncie y lleve a los responsables ante la justicia. ¿Por qué no lo ha hecho? Cancelarlo representa un lastre que nos está costando y nos seguirá costando demasiado caro.

•••

BON APPÉTIT: La Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dio la instrucción directa: estar cerca de la gente para garantizar la gobernabilidad en todos los rincones del país. La confianza de Sánchez Cordero recae principalmente en el subsecretario de Gobierno, Ricardo Peralta, para asistir y ayudar a todas las comunidades que lo requieran dondequiera que se encuentren.

Alfonso Cepeda Salas, el líder del SNTE, fue electo miembro del Consejo Ejecutivo de la Internacional de la Educación. Ahí se coordinan las estrategias y acciones en foros sindicales, educativos y laborales de instituciones como la Unesco, Unicef, OIT y OCDE. Además, se mantiene pendiente de la aprobación de las leyes secundarias de la nueva Reforma Educativa.

POR ALEJANDRO CACHO

[email protected] 

@CACHOPERIODISTA

edp 

¿Te gustó este contenido?