El sargazo somos todos

En resumen, estamos en las mismas, pero hay luz en la Semar, ya que trabajan en conjunto con instituciones especializadas para conocer el origen del problema y actuar

Edgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México
Edgar Morales / Suite presidencial / Heraldo de México

Aún se requieren estudios para contener el fenómeno atípico del sargazo, explica la Secretaría de Marina-Armada de México. Hasta el momento, sus investigaciones han encontrado que esta alga se traslada en líneas y no en masa, además se descarta la concentración anormal de contaminantes por lo que ya se trabaja para determinar si es factible su aprovechamiento e industrialización.

En resumen, estamos en las mismas, pero hay luz en la Semar, ya que trabajan en conjunto con instituciones especializadas para conocer el origen del problema y actuar en consecuencia.

Por otro lado, los ambientalistas resumen: el sargazo es una columna de más de nueve mil kilómetros desde África hasta las costas de Quintana Roo y han observado que las floraciones brutales se deben a que se alimenta de los nutrientes de las tierras del Amazonas que llegan al mar cuando las lluvias lavan la selva –las precipitaciones en esa zona van por arriba del metro cada año–.

Estamos destruyendo el equilibrio del océano y colapsando la cadena alimenticia, explica Eduardo Farah, director de Espejo Red, quien aporta soluciones: Se puede parar la plaga sólo deteniendo la contaminación de los océanos, además hay aguas negras que tiran los barcos, los hoteles y los pobladores, esos afluentes contaminantes llevan nitrógeno que fortalecen el crecimiento del sargazo.

Es la mano del hombre actuando contra si mismo, aunado a una negación masiva que impide actuar para impedir la autodestrucción. Farah agrega: necesitamos colaborar de manera global para evitar que se destruya la selva del Amazonas en Brasil con los países que la comparten y del Congo en África.

POR EDGAR MORALES

[email protected] 

@ELCASTOROFICIAL

 edp

¿Te gustó este contenido?