El riesgo de fusionar IMSS-ISSSTE, congruente regreso al federalismo en salud y Seguro Popular derroche

*Van 4 por vicepresidencia de Rojo en ABM y en febrero; PIB a la baja y reto a recaudación; BIVA cruces directos y colchón; ISSSTE onerosa deuda; Arcos pesquisas

Alberto_Aguilar
Alberto Aguilar / Nombres, Nombres, Nombres / Heraldo de México

RENTE A LOS agresivos programas de apoyo social –el más oneroso la pensión a adultos mayores por 100 mil millones de pesos (mdp)– debió ser complicado cuadrar el presupuesto para la SHCP de Carlos Urzúa.

Más allá de la austeridad implementada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, nuevamente hubo sacrificios y para variar se eligió a SALUD de Jorge Alcocer.

Con los recortes de los últimos años esta dependencia es una de las principales víctimas: ahora su gasto se ajustó 3.2% con una partida anual de 123 mil mdp, o sea apenas 23% más que las pensiones a adultos mayores.

El monto contrasta con el espectacular anuncio que apenas el fin de semana realizó el jefe del ejecutivo para empujar un nuevo Plan de Salud para elevar la calidad de la atención médica en el país.

Para ello hay la intención de crear un sistema único de salud al que se integrarán IMSS, ISSSTE y la infraestructura del Seguro Popular, instancia que desaparece.

El plan debería contar con mayor soporte, sin embargo más allá de lo anterior, digamos que es congruente en una parte, o sea en lo que es el Seguro Popular y delicada para lo que se refiere a la fusión IMSS-ISSSTE.

El Seguro Popular fue fruto de varias decisiones de política pública en el tiempo: la primera con José López Portillo al crear en 1979 el IMSS-Coplamar para extender el ámbito de ese instituto hacia los que menos tienen.

Luego en 1997 con Ernesto Zedillo se descentralizó el sector Salud a los estados y en 2001 con Vicente Fox se creó el Seguro Popular a iniciativa del titular de SALUD de entonces, Julio Frenk.

El problema fue que los responsables del Seguro Popular no fueron nombrados por la Federación y que en 17 años se ejercieran recursos sin grandes controles.

El resultado fue que a dichas entidades se les abastece hasta el 60% de los medicamentos y más o menos unos 50 hospitales que se crearon son inoperantes. Además el sindicato de Joel Ayala aprovechó para captar 70 mil plazas de las que 80% son administrativas.

Pese al derroche, no se modificó desde 2001 el nivel de epidemiología y se tiene una estructura de servicio heterogénea donde la atención al paciente no es igual en un estado que en otro. En el sureste hay grandes deficiencias.

De ahí que AMLO decidiera cortar por lo sano desde esa zona, para federalizar los sistemas de salud. Marcha atrás, luego de años de ineficiencia con 32 carteras y pésimos resultados.

Hasta aquí digamos el Plan de Salud resulta congruente. La parte frágil estará en fusionar al IMSS que lleva Germán Martínez y al ISSSTE de Luis Ramírez.

Al incorporar el Seguro Popular al IMSS-Bienestar, sonaría lógico también sumar al ISSSTE, pero el problema es que esta institución tiene serios problemas financieros. Cada año el gobierno federal debe inyectarle recursos. No es el caso del IMSS que lleva dos ejercicios consecutivos con superávits.

Además con estructuras muy distintas, el ISSSTE podría terminar por contaminar al IMSS sin grandes ventajas operativas para esta última institución que además es tripartita y que descansa en los recursos que también aportan empresas y trabajadores.

Así que mejor hilar delgado.

 

***

PARA EL PRÓXIMO año se va a revisar el tema de las comisiones de la banca, de ahí que ese gremio estará muy ocupado. Si bien en la ABM se mantendrá al frente Marcos Martínez, resulta que ahora mismo se realiza el proceso para sustituir a Carlos Rojo, vicepresidente de los bancos medianos y pequeños. Este último ya forma parte de la estructura de Banorte que lleva Marcos Ramírez. Por lo que se sabe hay 4 candidatos: entre ellos Mario Maciel de CI Banco, Mauricio Naranjo de Monex, Luis Ochoa de Famsa y Julio Carranza de BanCoppel. Habrá humo blanco para febrero.

 

***

LE PLATICABA QUE las variables macro en el PEF 2019 que recién presentó la SHCP de Carlos Urzúa, son poco realistas. Tan sólo el PIB con un rango superior del 2.5% es inalcanzable. Los expertos de la IP consultados por BANXICO de Alejandro Díaz de León, ya están en 1.89% y claramente aún se modificará a la baja. Primero porque la economía de EU ya no va a crecer 2.9%, sino 2.4%, y en lo interno por la falta de claridad en cuanto a muchas políticas públicas. En función de ello en los próximos 6 meses las empresas se mantendrán a la expectativa en cuanto sus planes de inversión. Obviamente esto afectará la recaudación impositiva y habrá menos margen para el gasto.

 

***

CIERTO, LA COYUNTURA no ha ayudado a BIVA que comanda Santiago Urquiza en su reciente incursión en el mercado. De ahí los retos para cerrar el ejercicio 2018. Ayer realizó 4 operaciones directas por 6 mil millones de pesos, mismas que le servirán como colchón. Estas no requieren aplicar la norma de mejor ejecución, que es con las que compite con la BMV de José-Oriol Bosch.

 

***

EL NUEVO EQUIPO del ISSSTE que dirige Luis Ramírez enfrenta una onerosa cartera vencida con los distribuidores de medicamentos. Es una herencia de la gestión anterior. Sólo 6 de los más grandes acumulan un rezago de más de 3 mil 500 mdp. Evidentemente ya están en pie de lucha vía la ANDIS que lleva Héctor Javier González.

 

***

DESDE AYER LA administración de Arcos inició las pesquisas para detectar los robos en su área de valet. Hay que reconocer que GICSA de Elías y Abraham Cababie ha realizado enormes esfuerzos para pertrechar la seguridad en ese centro comercial.

[email protected]

@aguilar_dd

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPapa Francisco, el campeón del mundo

Papa Francisco, el campeón del mundo