El regreso de Poncho Romo

La renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda reposiciona al jefe de la Oficina de la Presidencia

Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

Hace unas semanas, corrió como reguero de pólvora el rumor de que era inminente la renuncia de Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República.

Si el contenido de la especie era verdad o mentira, lo cierto es que el empresario regiomontano tomó su segundo aire con la salida de Carlos Urzúa de Hacienda.

Dentro y fuera del gabinete era un secreto a voces que estos dos personajes, integrantes del círculo más cercano a López Obrador, eran como el agua y el aceite. Siempre tuvieron diferencias sobre el manejo de las finanzas públicas y éstas se fueron ahondando con el paso del tiempo.

Sin mencionarlo por su nombre, en su carta de renuncia Urzúa alude a Romo y a su equipo de trabajo, como parte de aquellos funcionarios que siempre le representaron un obstáculo. Lo que nunca entendió el hoy ex secretario de Hacienda es que Poncho Romo no se mandaba solo. Recibía instrucciones y actuaba en consecuencia.

Las presiones y críticas que enfiló en su contra eran para que se modificara el rumbo en el manejo de las finanzas públicas, cosa que no entendió el hoy ex funcionario

Tan no estaba de acuerdo, que Urzúa canalizó su molestia impulsando los rumores en el sentido de que Romo tenía los días contados en el gobierno.

Eso lo supo el regiomontano y se lo hizo saber al Presidente, a sus colaboradores y a periodistas.

Hoy, la cosa cambió. A Romo se le ve más feliz que nunca. Incluso, a la salida de Urzúa nada más faltó que algunos funcionarios que se quedaron en Hacienda, identificados con su grupo, prendieran juegos pirotécnicos.

Organizaron una comida para celebrar la caída de Urzúa.En giras, eventos presidenciales y en Palacio Nacional, a Romo se le ve sonriente y dicharachero, como no se le veía hace algún tiempo.

Aunque el recién nombrado titular de Hacienda, Arturo Herrera, no era de su equipo ni del de Urzúa, Romo ve ahora más posibilidades de abrir canales de comunicación y trabajo en equipo. Incluso, me anticipan que, para facilitar las cosas, se viene una limpia en Hacienda de todo lo que huela a Urzúa. Uno de los cambios en puerta es el de Carlos Romero de Anda, como procurador fiscal.

•••

En los próximos días, el gobierno dará un golpe con la judicialización de varios casos pendientes. Entre ellos se encuentran las denuncias en contra del líder del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps. También se prevé un jaloneo con el Poder Judicial, porque desde el gobierno ya vieron que existe un bloque de ministros interesado en desestabilizar con amparos todo lo que huela a la 4T.

•••

Es cuestión de días, me dicen, para que el periodista Ignacio Rodríguez deje la Coordinación de Comunicación Social del Congreso de la CDMX.

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra sólo se muere una vez.

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO

[email protected] 

@ALFREDOLEZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo