El regreso de Fox

Ya sabíamos que Fox no le teme al ridículo; y el PAN extravió el pudor

Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México
Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México

Hubo un tiempo en que Vicente Fox daba esperanza. Millones se reflejaban en su idea de cambio y alimentaba el hambre por la democracia del país. El lapso fue breve y pasó del discurso demócrata a acciones antidemocráticas. De presidente del cambio, a perseguidor de rivales desde el poder. Del hombre que sacó a patadas al PRI de Los Pinos en el 2000, al que le metió el pie y buscó descarrilar la aspiración presidencial de Andrés Manuel López Obrador en 2006.

Hubo un tiempo en que daba risa, en que era simpático escucharlo y sus ocurrencias eran nota. Por desgracia ese momento fue cuando ocupaba la Presidencia. Desde entonces, lo que no ha desaparecido es su afán protagónico, aunque muchas otras cosas sí han cambiado.

El expresidente hoy no representa a nadie, pero se niega esfumarse del mapa político. Lo suyo no sorprende. Es previsible. Lo que sí llama la atención es que el personaje sirva para evidenciar el tamaño de la crisis que se vive en el seno de la dirigencia nacional del PAN, partido del que se fue hace años. Y, de paso, haga patente lo extraviada que se encuentra la oposición.

***

El pasado fin de semana Fox fue presentado como gran fichaje y baluarte de los panistas, en su desangelada Asamblea Nacional, en la que, salvo el de Chihuahua, Javier Corral, y Durango, José Rosas Aispuro, estuvieron ausentes todos los gobernadores del partido.

Fox, el mismo que no se cansó de aplaudir a Peña Nieto y apoyó a Meade; el que apuñaló a su partido, y le dio la espalda a Felipe Calderón, Josefina Vázquez Mota y Ricardo Anaya, vuelve como el hijo pródigo al PAN.

Y todavía hay panistas que se preguntan por qué han sido borrados como oposición, por qué López Obrador y su gobierno les pasa por encima como lo hace, y por qué el presidente asegura, con razón, que la oposición está moralmente derrotada.

Fox no trae consigo más que desprestigio. Solo eso puede aportarle al PAN. Ya sabíamos que él no le teme al ridículo, lo que aún desconocíamos es que Acción Nacional, que encabeza Marko Cortés, además de la estrategia política, extravió el pudor.

¿Fox es el liderazgo que los representa, el que necesitan, el contrapeso que hace falta?

***

Ya me reuní con todos (Felipe Calderón, Margarita Zavala, Los Chuchos y el nuevo presidente del PRI, Alejandro Moreno), vamos a cabalgar de nuevo, dijo el sábado. Se están poniendo peor (las cosas), están color de hormiga. Cabalguemos contra tulicatas, chichis bravas, víboras prietas y demás alimañas que se han refugiado en Morena y en la 4T (…) necesitamos un presidente, no un parlanchín, un cuate que se la pasa en las mañaneras criticando, eso tiene que terminarse, señaló. Hay que darle en la madre a esta Cuarta Transformación, remató. La oposición da tumbos. Está tan perdida que para encontrarse llamó a quien vive extraviado, el expresidente Fox. Trajo de guía a quien no sabe leer una brújula.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
[email protected]
@MLOPEZSANMARTIN


lctl

¿Te gustó este contenido?