El regreso de Aladdin

Veintisiete años después, el joven ladrón regresa convertido en un hombre de carne y hueso en una de las mejores live-action que he visto

Linet Puent / Permanencia voluntaria / Heraldo de México
Linet Puent / Permanencia voluntaria / Heraldo de México

Existe una película a la que le tengo un gran cariño especial, Aladdin. Fue en 1992 cuando se estrenó el filme animado de Disney y un año después obtuvo dos premios de la Academia por la maravillosa música de los artistas Alan Menken y Tim Rice, incluido obviamente el tema A Whole New World (Un Mundo Ideal, como se tradujo al español), que ganó el Oscar como mejor canción.

Me acuerdo perfectamente cuando mis papás me llevaron a ver la película. En ese entonces ir al cine era todo un gran acontecimiento (para mí lo sigue siendo), porque el recinto, que antes era el Cine Continental, tenía en su fachada la forma de un castillo, inclusive le llamaron La Casa de Disney, porque proyectaban todas las películas animadas del mundo de Mickey Mouse.

Imaginen lo que representaba para una pequeña niña de tan sólo 11 años de edad entrar a un mágico castillo. Literalmente me convertía en una princesa de cuento. Y pues ahí vi Aladdin. Recuerdo muy bien que no descansé hasta que me aprendí a la perfección la famosa canción Un Mundo Ideal, que en español fue interpretada por el venezolano Ricardo Montaner y la cantante Michelle. Para mí, sin duda, una de las más bellas que se han escrito y traducido al español.

Pues más o menos esa emoción volví a sentir hace unos días cuando me encontré de nueva cuenta con Aladdin en la pantalla grande en una función especial para fans en la que al término de la cinta aparecieron los protagonistas de la película Mena Massoud y Naomi Scott, que estuvieron de visita en México para promocionar el filme que en esta ocasión es presentado en live-action, con el plus de la maravillosa actuación de Will Smith que sin duda se lleva la película.

Hasta el momento, Aladdin se ha convertido en mi película favorita de este tipo. Es muy entretenida, divertida, emocionante, visualmente alucinante y el casting es perfecto, desde los dos jóvenes protagonistas, el villano de la historia, hasta el genio de la lámpara interpretado por Smith. No paré de cantar y mover mis piecitos todo el tiempo.

El único pero que le pondría a este remake, es que a diferencia de la original, en esta cinta empoderan de más a la princesa Jasmine, quien incluso tiene un musical en el que claramente los creadores del filme están buscando tener su momento Libre Soy de Frozen y anotarse un éxito musical con toda la chamacada. Es una buena canción, pero cae de una manera muy forzada en un momento crucial del filme en donde la protagonista no debiera ser Jasmine.

De ahí en fuera, es encantadora y seguro le sumará varios millones de dólares más a la empresa del gran genio Walt Disney. Nos vemos la siguiente semana y aprovechen su fin de semana para ir al cine.

Por LINET PUENTE

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRECLAMO. Putin denunció que EU lanzó un misil tras la retirada del tratado INF. Foto: AP

Pide una respuesta para misil