Empecé el 2019, ¡llorando!

Habrá crecimiento en los dos países, apenas estamos en enero y ya hay quien está muerto de miedo de que 2020 no será tan bueno, pero yo insisto, para qué tratar de adivinar…

Armando Guzmán /  El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México
Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

Las lágrimas me escurrían por las mejillas. Me ocurre cuando río a carcajadas, llámeles lágrimas de alegría, parece contrasentido, no lo es, fue una forma saludable de empezar un año que se anticipa será de transformación.

A mí me gusta ver más hacia adelante que hacia atrás, y así 2019 no se ve nada mal.

Primero, lo que me toca, Estados Unidos y su relación con México.

Habrá crecimiento en los dos países, apenas estamos en enero y ya hay quien está muerto de miedo de que 2020 no será tan bueno, pero yo insisto, para qué tratar de adivinar… lo que nadie sabe.

Y ahora, perdone que meta a Donald Trump, no lo puedo evitar, sólo vea a la prensa del mundo entero, no sabe como interpretar la locura ocurriendo en Estados Unidos por culpa de un muro de fantasía.

Lo único increíble es que mucha gente aún se sorprenda de ver a Trump, actuar como Trump. Y eso me lleva a anticiparle que en 2019 no hay que esperar que este cuate cambie ni su manera ni de ser, ni de actuar. Es más, necesitará ser más bronco, más infantil y más soberbio que nunca. De otro modo no podrá reelegirse en 2020.

Esta semana el mundo ya se dio cuenta que es obvio que los frenos que evitaron que el presidente de los Estados Unidos cometiera locuras y torpezas de consecuencias mayúsculas ya no están con el en la Casa Blanca, y así, esta semana fue la primera en que el gobierno del país más poderoso de la tierra, trato de funcionar ya sin el manejo adulto del general John Kelly, que fue el coordinador (Chief of Staff) de esta Presidencia. Solo haga un balance de como empezamos 2018 y como lo terminamos. 3 Chiefs of Staff, 6 directores de Comunicaciones y 9 secretarios del gabinete Presidencial que entraron y salieron en menos de 2 años del gobierno más desorganizado y más ineficiente que Estados Unidos y sus aliados, vecinos y socios hayan sufrido en la historia reciente.

Esta semana pasamos ya la segunda del cierre de gobierno. Pronto en México y en todos los otros países socios se empezarán a sentir las consecuencias; me gustaría decirle que usted será ajeno a todo esto, pero me temo que usted, quiera o no, será también un participe diario.

Eso es lo que pasa cuando los países se unen por la cadera, y México, Canadá y Estados Unidos durante un año de negociaciones recientes reafirmaron su deseo de seguir pegados así. ¿Se acuerda? Por eso fue tan cómico en la semana, escuchar a Trump acusar a México de aprovecharse de sus acuerdos comerciales con los Estados Unidos y después repetir que… Cerrará toda la frontera porque el Congreso no le da dinero para el muro… al mismo tiempo que insiste que el nuevo acuerdo comercial con México, ¡ya está… pagando por el muro!

Para entender que pasa recuerde que esta Presidencia está rodeada de peligros. Su reacción es parte furia y parte estrategia para sobrevivir. Por eso el muro, por eso la pelea.

Hoy lunes empezamos otra semana y como en las anteriores, nadie es capaz de anticipar como la terminaremos. Feliz 2019.

*Periodista

@armandoreporta

[email protected]

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo