¿El que pregunta no se equivoca?

Resulta imperativo que exista una explicación clara, transparente, veraz, desinteresada de ambos proyectos y que se socialice con velocidad, casa por casa, para que la elección de los ciudadanos sea la más informada y responsable

Carlos Jiménez / Colaborador / El Heraldo de México /
Carlos Jiménez / Colaborador / El Heraldo de México /

Uno de los principios fundamentales de todo sistema democrático es aquel que señala que la mayoría manda.

Ésa es la columna vertebral de la legitimidad en el ejercicio del poder que le es conferido al mandatario.

Y si alguien así lo entiende y parece que vivirá de dicho precepto es el presidente electo: Andrés Manuel López Obrador.

En las últimas semanas, los comentarios a pie de calle que se vuelven más frecuentes con el sonado tema de la consulta popular sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, son lo incómodo y extraño que resulta opinar de un tema del cual la gran mayoría no tiene la información suficiente, para tomar una decisión razonada y responsable, de un proyecto que tendrá un impacto de considerable magnitud.

Desde llevo años sin pisar el aeropuerto hasta el primo de un amigo es piloto y dice que es mejor, son comentarios que seguramente han ocupado tiempo de conversación en la sobremesa de muchas familias, la consulta se aproxima y la gran cantidad de información que se ha esparcido sobre el tema en distintos frentes, como redes sociales, prensa escrita, televisión, etc., han generado que exista incertidumbre y desinformación con respecto a qué decisión es la correcta, y la veracidad entre los pros y los contras de ambos proyectos que están en contradicción.

Por lo anterior, resulta imperativo que exista una explicación clara, transparente, veraz, desinteresada de ambos proyectos y que se socialice con velocidad, casa por casa, para que la elección de los ciudadanos sea la más informada y responsable, de un tema que resulta complejo y técnico.

Escuchaba un comentario que cuestionaba si el 1 de diciembre, Andrés Manuel López Obrador tomaría protesta como presidente o si rendiría su primer informe de Gobierno. Lo anterior resulta de lo más curioso y no queda más que admirar la capacidad del Presidente electo de marcar la agenda nacional. Lo viene haciendo desde mucho antes de la campaña presidencial, y a estas alturas muchos se preguntan si su mandato ya comenzó.

Lo venimos señalando, la sociedad de hoy en día es cada vez mas crítica, vigilante y participativa. En otros tiempos, resultaría inimaginable que las sesiones de la Cámara de Diputados o de Senadores, las declaraciones de representantes populares, las celebraciones nupciales tuvieran la resonancia y el impacto que, hoy en día, se tienen por el gran poder de comunicación de las nuevas herramientas de información. Sin embargo, parece que todo el mundo lo sabe menos los protagonistas del escenario político.

Último round: se encuentra Rocky Balboa entrenando a su pupilo para la gran pelea de su vida. Rocky lo coloca frente a un espejo y comenta: Ese que vez ahí es tu máximo oponente, a él es al que en realidad vas a enfrentar… dejamos le escena como fuente de inspiración en caso de que un Presidente electo se vea en la necesidad de aleccionar a sus colaboradores.

 

Colaborador 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPapa Francisco, el campeón del mundo

Papa Francisco, el campeón del mundo