El que pierde ganando, los que ganan perdiendo

El PRI, independientemente del resultado, pierde. En tanto, en Morena ya echaron las campanas al vuelo porque, pase lo que pase, ya ganó


La elección ya se cocinó y el resultado, sea cual sea, también ya se proyectó rumbo al 2018.

El PRI, independientemente del resultado, pierde: los más optimistas se dan 1.5 millones de votos; los más críticos, apenas un millón. Esto significa entre un tercio y la mitad de la votación que logró Eruviel Ávila, quien la elección similar anterior tuvo más de 3 millones de sufragios y el 62% de la votación.

Mejor signo que esto para vaticinar la salida del PRI de Los Pinos no habrá. De ahí el paso atrás que dio el hombre más cercano a Enrique Peña, el Canciller Luis Videgaray, quien dijo que no va al 2018. En 2011, él fue el primer apuntado para suceder a Peña en el Gobierno estatal. Hoy, ya debió notar que no hay condiciones.

Pero el resultado que entregará Alfredo Del Mazo se lo va a cobrar a su enemigo interno (vínculo cosechado cuando el hoy candidato le entregó la Alcaldía de Huixquilucan): Carlos Iriarte. Como presidente del partido, en el proceso de 2015 Iriarte dejó ir 8 alcaldías del total de las ganadas en los comicios previos (entre ellas el terruño de Del Mazo) y 5 diputaciones.

En tanto, en Morena ya echaron las campanas al vuelo porque, pase lo que pase, ya ganó. La próxima semana, con resultados casi definitivos, contemos cuántos votos suma en las tres elecciones que renuevan gubernatura y en las municipales de Veracruz. Aunque no ganara en ninguna, la suma total de votos será más grande que la de cualquier otro partido.

Otro ganador, aunque pinta para tercer lugar, es sin duda Juan Zepeda… el Senador Juan Zepeda, pues dicen que esa candidatura ya se cocinó tras su desempeño. Aquí, el haber se lo anotarán al grupo de campaña presidencial de Mancera, entre otros a Alejandra Barrales y Raúl Flores, los dirigentes nacional y capitalino del PRD.

Y Josefina no va a ganar ni en su casa. Encuestas del PAN la ubican en tercer lugar en Naucalpan, municipio que ganó ese partido en 2015 y donde ahora no pintan de azul ni un mosaico. Aquí, en el rol del malo de la película colocaron al alcalde Edgar Olvera, quien no hizo trabajo por su candidata. Dicen que la invitación a bajar los brazos vino desde Toluca, a cambio de disminuir la percepción de que el municipio está infestado de inseguridad. Curiosamente, dejaron de aparecer en los titulares las notas negativas en este aspecto de Naucalpan.

Aquí al lado

Ayer, los diputados de la ALDF corrigieron y sacaron del dictamen de la Ley Electoral –que hoy se vota en el Pleno– la propuesta de megabono para los magistrados y consejeros electorales de la CDMX, quienes iban a apartar, cada año, el 5% del presupuesto total del TEDF y del IEDF para su retiro. Eso significaba 12.5 mdp para los magistrados sólo este año, además del bono que ya existe de 400 mil pesos anuales para retiro y los 2.4 mdp anuales de sueldo de cada uno. Ojalá no haya albazo en el Pleno y lo metan fast track.

Columna anterior: Del Mazo, al 19.3%

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota