El PRI va por 2.2 millones de votos en el Edomex


En el war-room de Alfredo del Mazo hicieron cálculos y dicen tener la fórmula que necesitan para ganar el 4 de junio: 2.2 millones de votos serán suficientes.

En una elección donde podrán participar poco más de 11 millones de mexiquenses, la estimación que tienen es que lo hagan entre 5.2 y 5.6 millones. Por eso 2.2 millones es el número que está en la cabeza de los encargados de la movilización.

Su objetivo es obtener como mínimo 35% de sufragios, lo que en una contienda en la que, calculan, llegarán dos candidatos entre el 16% y 22% -Josefina Vázquez Mota y Juan Zepeda- y una tercera entre 27 y 30% –Delfina Gómez-, además de un 2% o 3% de la independiente Teresa Castell y entre 4% y 5% de votos nulos, les garantizaría el triunfo. Son sus matemáticas electorales. Cálculos optimistas, dirían algunos.

Para obtener 2.2 millones, segmentaron el mapa electoral en 20 regiones con responsables por municipio y zona. Cada una tiene un valor en sufragios. La más importante es la que tiene como cabecera Ecatepec (13.5% del total de votos), le sigue la de Chimalhuacán (9.3%); Tlalnepantla (8.4%); Nezahualcóyotl (7.7%); Tultitlán (7.6%); Toluca (7.3%); Naucalpan (6.0%); Amecameca (5.8%); Cuautitlán Izcalli (5.3%); Lerma (4.4%); Huixquilucan (4.1%); Altacomulco (3.3%); Metepec (2.8%); Ixtapan (2.7%); Texcoco (2.7%); Ixtlahuaca (2.4%); Zumpango (2.2%); Otumba (1.9%); Valle de Bravo (1.7%); Tejupilco (1.1%). En la estrategia priista, las dos zonas más importantes que les harían ganar, son las primeras dos –que agrupan casi 23% del padrón-: Ecatepec, donde el gobernador Eruviel Ávila fue alcalde en dos ocasiones, y Chimalhuacán, territorio de Antorcha campesina, grupo al servicio del tricolor.

Una variable no menor que contemplan es que la participación no rebase el 50%. De hecho, si ésta llegara a 55%, el cálculo arroja datos alarmantes para su objetivo, pues el incremento favorece a Morena.

En el círculo cercano a Delfina Gómez también sacaron cuentas: solo en el oriente del estado obtendrían entre 1.3 y 1.6 millones de votos-, mientras que calculan haber arrebatado ya a Vázquez Mota el primer lugar en el corredor azul, donde alcanzarían 800 mil sufragios que, sumados a los de la zona centro del estado -otro medio millón de votos-, les harían rebasar 2.5 millones. Victoria holgada. Claro, también son cifras alegres.

Considerando que Eruviel Ávila ganó con el 62% (3 millones de votos), la caída del PRI, aún con el triunfo, no apagaría los focos rojos. Sacarían 800 mil sufragios menos.

-Off the record

No solo los gobernadores priistas operan municipios completos, también el Verde de Chiapas, Manuel Velasco, a quien Del Mazo encargó Coacalco… A pesar de que el miércoles por la tarde los líderes del PT tomaron la decisión, todavía el jueves no se habían pactado los términos de la declinación a favor de Delfina Gómez. El acuerdo se destrabó la madrugada del viernes en la CDMX. En la declinación de Oscar González por Morena hubo un personaje clave: Ricardo Monreal, quien negoció con el todavía candidato y el dueño del PT, Alberto Anaya.

Columna anterior: Que AMLO no gane el Edomex

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro