El PRI tocó fondo

Dirigentes y militantes del tricolor siguen actuando como si fueran el otrora poderoso partido que todo lo podía

Alfredo_Gonzalez
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

A dos semanas de cumplir 90 años de su fundación, el más longevo de los institutos políticos no ha aprendido a ser oposición.

Su cúpula, los hombres y mujeres que lo comandan, están más enfrascado y preocupados en ver quién será su próximo dirigente, cuando ni siquiera han sido capaces de definir cuál será el modelo de partido que quieren para recuperar los espacios perdidos o para responder siquiera a la agenda política del momento.

Para propios y extraños, en esta coyuntura, el PRI está jugando un papel muy penoso frente al gobierno federal.

Da pena ajena, me dice un político experimentado del tricolor, ver a los gobernadores tomándose la foto con secretarios de Estado, mientras su dirigente nacional y sus senadores desconocían los acuerdos que habían suscrito previamente con el gobierno.

El debate sobre la Guardia Nacional mostró el desorden que existe en sus entrañas y que quienes encabezan al tricolor carecen del conocimiento mínimo de su estructura y órganos de gobierno.

Si lo tuvieran, se habrían evitado la pena de mostrar sus diferencias públicamente convocando a una sesión del Consejo Político Nacional, en donde pueden tomar una decisión colegiada en torno a temas tan controvertidos como ése.

No lo hicieron: 11 gobernadores, encabezados por el campechano Alejandro Moreno Cárdenas, salieron a expresar públicamente su respaldo al proyecto del presidente López Obrador, mientras que su dirigente, Claudia Ruiz, les dijo que no estaba de acuerdo y que no apoyarían el proyecto.

Más allá de si el tricolor se ha convertido o no en el fiel de la balanza en el Congreso, lo que deja ver esta polémica es que se trata de un partido sin rumbo.

Un destacado militante y ex dirigente del PRI me dijo que si el Consejo Político Nacional decidiese no apoyar la Guardia Nacional, nadie, ninguno de sus militantes o cuadros distinguidos, podría contravenir una orden de esa naturaleza.

Pero está claro que eso no va a pasar, porque están más enfrascados en ver a quién sí y a quién no le dejan la presidencia del PRI.

Lo que también están perdiendo de vista es que el gobierno federal se frota las manos con aquella máxima de divide y vencerás.

No se han dado cuenta de que al gobierno de Andrés Manuel le sirve más una oposición dividida, lo mismo en el PRI que en el PAN y en el PRD, que un solo bloque que pueda hacerle contrapeso. Mientras en Morena luchan otras batallas internas, la oposición está dándole al gobierno federal lo que no pueden darle los de casa.

Y en este juego de vencedores y vencidos, no cabe duda de que quien sigue ganando, pian pianito, es el mandamás de Palacio Nacional. La imposición de la Guardia Nacional lo confirmará.

 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: He sido un ser egoísta toda mi vida, no en teoría, pero sí en la práctica.

 

[email protected]

@alfredolez

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas