El PRD, al servicio de López Obrador

Pragmáticos como son, los dirigentes y las corrientes del partido del sol azteca ya se sumaron al proyecto del virtual Presidente electo

El PRD, al servicio de López Obrador

La derrota que sufrió el PRD en las elecciones del 1 de julio dejó en un completo estado de indefensión a sus dirigentes y corrientes, pero tomaron la decisión de aplicar la política del borrón y cuenta nueva.

No habían pasado ni dos semanas del peor descalabro político de su historia, con el que estuvieron a punto de perder su registro como partido político nacional, y decidieron hacer público su apoyo al proyecto legislativo de Andrés Manuel López Obrador.

Con todo y que en el proceso electoral sufrieron sangre, sudor y lágrimas, solamente alcanzaron 21 diputaciones federales y siete senadurías. Y la alianza con el Partido Acción Nacional y Movimiento Ciudadano les sirvió para prácticamente nada.

Además, perredistas de altos vuelos lucharon públicamente por 
mantenerse en la alianza Por México al Frente, pero una parte importante de sus bases trabajó durante todo el proceso electoral en favor de Andrés Manuel.

No lo han dicho abiertamente, ni lo necesitan decir. Lo que se ve no se 
juzga: fueron las ambiciones de grupos y corrientes las que, en su momento, les impidieron desprenderse de intereses particulares, pero la realidad los puso en su lugar. El 17 de julio, dos semanas después de la elección, 
Manuel Granados, dirigente nacional del PRD, informó públicamente que apoyarían las iniciativas anunciadas por la ministra en retiro Olga Sánchez Cordero, ya que, dijo, se trata de propuestas que ha planteado desde hace varios años.

El perredista hizo el anuncio después de haber conversado con la futura secretaria de Gobernación, a quien Andrés Manuel había pedido buscar acercamientos con los dirigentes de todas las fuerzas políticas.

De los líderes partidistas, sólo el perredista hizo pública su postura en torno a este asunto y a partir de ese momento no quedó ninguna duda de que el ala oficial del perredismo había roto con sus antiguos aliados electorales y se había sumado al proyecto del político tabasqueño.

Para que no quedara duda, Granados precisó, en conferencia de prensa, que entre los proyectos legislativos que respaldarán, se encuentran la Ley de Voluntad Anticipada y Derecho a una Muerte Digna, la despenalización de la mariguana y la amapola, y la separación de la Segob de las áreas relacionadas con la seguridad para crear una secretaría especializada en ese tema.

No sólo eso, para complementar las propuestas de Olga Sánchez, Granados pidió incluir una iniciativa que plantea matrimonios igualitarios en todo el país. También la de interrupción legal del embarazo durante las primeras 
12 semanas, que ya está vigente en la Ciudad de México.

Más había tardado en enlistar los temas que apoyarían, en concordancia con el proyecto de AMLO, que en acusar recibo en el equipo de transición del virtual Presidente electo.

Para López Obrador y la ministra en retiro no había duda: el PRD había trazado la ruta de regreso. Sus minifracciones parlamentarias, sus tribus, sus corrientes, y hasta sus gobernadores sucumbieron a los encantos del tabasqueño.

Decidieron respaldar prácticamente todas sus propuestas, entre ellas su programa de austeridad, con todo y la idea que existe todavía entre algunos perredistas y no perredistas de refundar y hasta crear otro partido. Idea que por ahora no tiene ni pies ni cabeza, porque, para los que están, el único objetivo es congraciarse con AMLO y ayudarle a crecer más su mayoría aplastante en el Congreso. 
No por convicción, por sobrevivencia.

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Sobrevivir es la forma más lenta del suicidio cuando se tiene el alma enferma.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano