El Poder Judicial cayó en la trampa

El Presidente encaminó al Poder Judicial a un callejón sin salida y tiene ganada la batalla mediática

Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México
Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México

El Presidente tiene al Poder Judicial donde quería: arriba del ring, contra las cuerdas, arrinconado y soltando golpes desesperados. Estamos en el primer round y AMLO ya metió al único poder que escapa de su control, en el ritmo que le gusta pelear.

El poder que le es ajeno, porque todo el Ejecutivo y la mayoría del Legislativo le responden, ha equivocado la estrategia y decidió entrar en un pleito con quien se mueve cómodo en la confrontación y encuentra en el contraste alimento para crecer. Es claro que decidió, deliberadamente, lanzarse contra el Judicial. Lo hizo calculando el desgaste que quienes lo integran arrastran, y la popularidad que a él le sobra. También es obvio que decidió enfrentarse a ese poder –desde hace tiempo- a sabiendas de que la narrativa que tendría que utilizar para doblegarlo es simple –el gobierno rico con pueblo pobre, la justa medianía, el fin de los privilegios de unos cuantos-. Ante la ausencia de oposición partidista, para seguirse diferenciando, el Presidente necesitaba contraste y vio en la Ley de Remuneraciones la oportunidad perfecta, y en el Judicial un blanco apetecible. Jueces y magistrados mordieron el anzuelo. En lugar de colocarse por encima de grillas y evitar confrontarse, se envolvieron en ella. Se subieron al ring y contestaron los golpes.

Nadie puede regatear a López Obrador, la habilidad para fijar condiciones de batalla y llevar a sus rivales al terreno que mejor conoce, el del choque. Nadie podría llamarse a sorpresa. Lo que sí es de llamar la atención, es que el Judicial haya aceptado la manzana envenenada, la haya mordido, y se encuentre ya en el callejón del golpeteo mutuo.

Estos intentos por condicionar a los juzgadores (…) en el fondo esconden su verdadera intención: debilitar el sistema de frenos y contrapesos de nuestra democracia y vulnerar el Estado de Derecho, dijo Luis Vega Ramírez, presidente de la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial.

Si cuando el presidente ataca, ellos responden; y si AMLO vuelve a contestar, ellos hacen lo propio, llevan todas las de perder. En el cuento de nunca acabar, López Obrador gana. Sabe la fórmula y conoce los cómos, no en balde ha crecido recargándose en una inamovible narrativa de conceptos, que encuentran tierra fértil en una ciudadanía que ha visto desfilar abusos y dispendio.

Todo sería un simple juego de estrategia, si no es porque lo que está en riesgo es la independencia de uno de los poderes y el ataque frontal a él, que podría derivar en una crisis de pronóstico reservado.

-Off the record: Quien sí lo entendió, aunque tarde, fue el ministro de la Corte, Jorge Pardo. La mejor defensa es la prudencia (…), es necesario evitar caer en cualquier provocación de la agresión y de la crítica por más injustificada que ésta sea, dijo. Eso debieron hacer desde el principio… Sobre el pleito, el viernes, el ministro Luis María Aguilar dará su último informe como presidente de la SCJN. AMLO asistirá a su lectura, pero no se quedaría a la comida con los ministros.

 

[email protected]

@mlopezsanmartin

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo