El ombudsman del consumidor

En México las empresas están acostumbradas a tener un policía detrás de ellas, mientras que en otros países son ellas las que dan certidumbre a los usuarios


La estrategia de mejora integral del servicio de suministro eléctrico, que puso en marcha Jaime Hernández, director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), logró revertir su atroz historial de quejas. Si comparamos con el número de reclamaciones del año pasado con el mismo periodo de 2017 (de enero a mayo) acumuló la mitad de reclamos.

Este acierto se debe aun fortalecimiento de atención al servicio al cliente y porque aumentaron las asesorías para dar una atención personalizada.
Tan sólo en lo que va de este año ha sumado 4,157 inconformidades, pero en 2016 llegó a la cifra de 21,749 y son personas que no están conformes con el cobro de su servicio o sufren de irregularidades en su suministro.

En una reunión con el abogado del consumidor, me refiero al titular de la Profeco, Rafael Ochoa Morales, nos comentó que el resultado no es el mismo para el sector telecomunicaciones, Telcel casi lleva la mita de quejas (2,358), pero quien ha dado una gran sorpresa de las telefónicas fue AT&T que apenas ha acumulado 1,024, cuando en los primeros cinco meses del año pasado llevaba el doble.

Lo lamentable, nos dice, es que en México las empresas están acostumbradas a tener un policía (la Profeco) que esté detrás de ellas, mientras que en otros países ellas son las que generan las certificaciones y los estudios de confiabilidad de sus productos. La cultura en México es distinta, pero aclara que hasta ahora no ha recibido una llamada de alguna de ellas para pedir que no sean señaladas por abuso de precios o por el contenido real de sus productos.

Va que vuela

Las empresas farmacéuticas en México parecen no haber sufrido la incertidumbre económica que generó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump en el país. De acuerdo con un estudio de KPMG, el tamaño de las empresas de esta industria es más grande que el promedio del mercado en compañías dedicadas a la manufactura; generan cerca de 74 mil empleos directos y entre 1993 y 2014 aportaron poco más del cuatro por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) manufacturero en el país.

Aunque la relación comercial de esta industria está estrechamente ligada a Estados Unidos, para ellas es muy importante el futuro de la relación con el vecino país del norte, pero también con otras naciones.

Ojalá también que esta bonanza de recursos en el país ayuden al desarrollo e innovación de nuevos antibióticos. La Organización Mundial de la Salud ya se los advirtió en febrero pasado, en 2050 no habrá medicamento para atender las bacterias más agresivas y la resistencia a antibióticos será la principal causa de muerte entre la población.

Columna anterior: Los herederos del campo

¿Te gustó este contenido?