Oh, Canada

Canadá es un país relativamente nuevo, independizándose en 1867, pero no fue hasta 1982 que el Parlamento británico perdió el derecho de legislar en temas canadienses

Agustín Barrios Gómez / El norteamericanista / Heraldo de México
Agustín Barrios Gómez / El norteamericanista / Heraldo de México

Canadá es un país norteamericano de 37 millones de habitantes que es, físicamente más grande que cualquier país en el mundo, salvo Rusia. México es un grande… Canadá es 5 veces más grande. Su capital, Ottawa, está más lejos de su extremo oeste, Vancouver, que lo que está de la Ciudad de México.

Canadá es un país relativamente nuevo, independizándose en 1867, pero no fue hasta 1982 que el Parlamento británico perdió el derecho de legislar en temas canadienses. De hecho, gran parte de su historia ha sido escrita en una especie de contraparte leal a los revolucionarios americanos que rompieron violentamente con Reino Unido.

Hay una frase en el mundo de los estudios internacionales que dice que todo país debe trazar una ruta para convertirse en Dinamarca. Es decir, hay un ideal en términos de desarrollo social y económico (Dinamarca), y es nuestro trabajo lograr emular su ejemplo. Canadá es el Dinamarca de América del Norte. Sus niveles de desigualdad son mucho menores que EU, valora la diversidad, es seguro, y, en gran medida, son simplemente civilizados. Esa proyección de valores fue lo que hizo que los mexicanos nos sintiéramos especialmente insultados cuando nos impusieron el requisito de visa (y que se retiró cuando entró el primer ministro Trudeau).

También es cierto que a menudo los canadienses sacrifican sus propios valores por temas económicos y pragmáticos. Uno de los ejemplos es su visión ecológica que, sin embargo, permite la explotación de una de las fuentes más sucias de energía, las arenas bituminosas. A pesar de que hoy quieren decirnos que nosotros los traicionamos en el tema del TLCAN, la realidad es que ellos fueron los que sugirieron negociar con EU por su lado… hasta que el presidente americano los empezó a insultar a ellos, también.

Hay otro tema que es más un pecado de omisión que de comisión. Esto es que Canadá podría gozar de más liderazgo, siendo el honest broker que el mundo necesita. Desafortunadamente, la mayoría del empresariado canadiense es tan celoso de sus intereses que insiste demasiado en decirle a su gobierno: calladito te ves más bonito.

Mi padre fue embajador de México en Canadá y decía que Canadá es la solución buscando un problema. Tal vez. Pero para que Canadá realmente cumpla su potencial tiene que tomarse más en serio su papel de líder. Todavía tiene un complejo de inferioridad respecto de EU, mismo que ya no le corresponde porque, por lo menos en este momento, goza de superioridad moral, aunque no económica.

México y Canadá son países complementarios en nuestra relación con EU. Ellos tienen la simpatía y riqueza, mientras que nosotros tenemos la enorme presencia e importancia demográfica. Es hora de explorar cómo podemos cumplir con nuestro potencial para beneficio de todos los norteamericanos.

 

 

*Presidente de la Fundación Imagen de México y conductor de ADN40 News

 

 

 

¿Te gustó este contenido?