El NAIM (que no se hará) cada vez cuesta más

Podría irse a la basura la posibilidad de construir un nuevo aeropuerto; ni Texcoco ni Santa Lucía se harían

Manuel_López_San_Martín
Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México

Vaya bronca en la que se metió el gobierno de AMLO. Solito y sin ayuda de nadie está en un callejón cargando un problemón que costará –ha costado y está costando- miles de millones de pesos.

La cancelación del Nuevo Aeropuerto en Texcoco será un largo dolor de cabeza para una administración que si algo no puede perder es tiempo y que necesita, para cumplir buena parte de sus promesas, lo que está dilapidando: dinero.

A estas alturas, el hecho de que los tenedores de bonos del NAIM hayan bateado la oferta del gobierno federal para comprárselos, y que orillaran a la Secretaría de Hacienda a mejorarles la oferta, es lo de menos.

El brete en el que se metieron por voluntad propia, amenaza con generar un problema jurídico difícil de cuantificar, y un boquete financiero de proporciones desconocidas, pero que ascendería a miles de millones de dólares.

Si a eso sumamos que el tacto de elefante con el que se manejó la cancelación, no sólo generó nerviosísimo en los mercados, sino que imposibilitará la construcción de un nuevo aeropuerto, el coctel difícilmente puede complicarse más. Ante la negativa de la mayoría de inversionistas de vender, el gobierno de López Obrador realizó otra oferta para tenedores de bonos. Además de poner sobre la mesa más dinero, amplió la fecha para el vencimiento de la oferta. Pero la propuesta incluye algo que, de prosperar, mandaría al bote de basura, además del proyecto de Texcoco –algo sabido-, el de Santa Lucía. La oferta contempla no construir otro Aeropuerto a 70 km del actual (Santa Lucía está a 40 km). O sea, se pagaría (Texcoco), pero al final no se construiría nada.

La propuesta ganadora en la Consulta que organizó en la transición AMLO, se empantanaría, al colocar condiciones casi imposibles de cumplir para que los tenedores de bonos no activen el incumplimiento de contrato.

Todavía no sabemos si va a seguir el de Texcoco o el de Santa Lucía, pero sí se va a ampliar Toluca, entonces ellos (los tenedores) pueden decir: oye, los bonos se pagan con la TUA (Tarifa de Uso de Aeropuerto), si pones otros aeropuertos más bonitos, pues a lo mejor se van a ir a otros aeropuertos, ¿no? Lo que decimos es, en 70 km a la redonda, vamos, si es que hay más aeropuertos y ampliaciones, a asegurar esa TUA, dijo el secretario de Hacienda Carlos Urzúa, el miércoles ante diputados.

La cosa se enredó peor que queso Oaxaca. Y aún falta que los tenedores de bonos acepten la oferta. El vencimiento de la recompra se movió del 2 al 4 de enero. Si los vuelven a batear, el gobierno federal estaría a las puertas de su primera crisis. Ojalá no llegue.

-Off the record: Hoy dos cosas inéditas. Martha Erika Alonso tomará posesión de la gubernatura de Puebla en el Tribunal Superior de Justicia local, ante lo convulsionado del Congreso, de mayoría Morena… Y en cuanto se convierta en gobernadora, por primera vez habrá tres gobernadoras en México: además de ella, Claudia Sheinbaum y Claudia Pavlovich.

 

[email protected]

@mlopezsanmartin

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo