El misterioso padrón del PRI

En siete años, el tricolor pasó de 9 millones de militantes a un millón 150 mil. ¿Cómo llegó ahí?

Alfredo_Gonzalez
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

Este viernes, los seis aspirantes a la dirigencia nacional del PRI se reunirán por enésima ocasión para determinar la fecha y las reglas de su elección interna.

Y es que hasta ayer no habían logrado ponerse de acuerdo, y hay quienes incluso no descartan la posibilidad de que el proceso interno se posponga.

Los que impulsan la nominación de Alejandro Moreno observan que los intentos por aplazarla sólo buscan quitar del camino al gobernador campechano.

Del otro lado, dicen que no hay condiciones porque el padrón de militantes con el que cuentan no es confiable para un proceso interno. De hecho, advierten que corren el riesgo de cometer una ilegalidad.

No hablan al tanteo ni lo dicen de dientes para afuera.

El verdadero problema del tricolor es que nadie conoce el número real de militantes empadronados.

Hace unos años, llegó a tener más de 9 millones, pero conforme pasó el tiempo, quedó con un millón 150 mil.

Esta historia de contradicciones tiene una explicación.

En 2012, el Instituto Nacional Electoral pidió por primera vez a los partidos que entregaran sus listas de militantes.

El tricolor entregó una con 7 millones de afiliados, pero realizó una depuración que lo dejó con cinco millones.

Se pusieron las pilas. Entre 2014 y 2015 realizaron una campaña de afiliación con la que llegaron a los 9 millones, de los que hablamos más arriba.

De esa cantidad, el tricolor sólo tenía los respaldos físicos de seis millones, mismos que, junto con sus respectivos discos duros, enviaron a una bodega rentada por el rumbo de Tlatelolco. Durante dos años nadie habló del tema. Fue hasta 2017, cuando de forma por demás inexplicable, la dirigencia de Enrique Ochoa solicitó al INE la desafiliación de tres millones.

En aquel momento nadie sabía el motivo real de esa petición. Pero poco después se conoció la verdad:

El PRI dejó de pagar la renta mensual de 7 mil pesos por la bodega que resguardaba los papeles de sus afiliados.

Perdió la mayor parte de los expedientes y discos duros. Sólo pudo rescatar un archivo con un millón 150 mil registros. Ésa es la cifra real de militantes del PRI, ni más ni menos.

El debate ahora radica en que algunos de los contendientes por la presidencia del CEN quieren que la elección se haga sobre la base de 6 millones, mientras que otros dicen que debe ser sobre el millón 150 mil, porque es lo único que tienen respaldado.

Ése es el tema sobre el que no han logrado ponerse de acuerdo José Narro, Alejandro Moreno, Ulises Ruiz, Ivonne Ortega, Lorena Piñón y José Ramón Martel.

Hoy volverán a reunirse para seguir debatiendo, pero es muy probable que la mayoría de ellos desconozca la verdadera razón de la pobreza de militantes registrados en su partido.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: La política es el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa.

[email protected]

@ALFREDOLEZ

¿Te gustó este contenido?