El misógino de la 4T

Como funcionario del sector Salud, Mireles llamó públicamente pirujas a las mujeres de los afiliados del ISSSTE

Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

José Manuel Mireles, fundador y líder de las autodefensas en Tepalcatepec, Michoacán, se convirtió en un símbolo que sirvió electoralmente a Andrés Manuel López Obrador. Irónicamente, ya en la era de la Cuarta Transformación, se está convirtiendo en un lastre. Médico de profesión, macho por naturaleza y misógino por costumbre, Mireles está hoy en el centro de la indignación y el escándalo. No se necesita ser activista por la paridad de género, ni feminista para reprobar los insultos discriminatorios de este individuo que, además, es un funcionario público.

No debería sorprendernos el comportamiento de Mireles, su historia lo confirma. El 4 de enero de 2014, José Manuel Mireles sufrió un accidente aéreo del que resultó con traumatismo cranoencefálico leve y mandíbula dislocada. Viajaba en una avioneta que despegó de Guadalajara a las 17:34 horas con destino a Tepalcatepec. Una persona murió y otras cuatro resultaron heridas. Entre los lesionados estaba la amante de Mireles, una muchacha de 17 años. Mireles fue hospitalizado en la Ciudad de México. La desaparecida Procuraduría General de la República investigó el desplome para saber si se trató de un atentado.

A ella no se le puso atención tras el accidente y prácticamente no se le volvió a mencionar. El líder de las autodefensas de Tepalcatepec cometía el delito de estupro por mantener una relación con una menor de edad. Nadie hizo nada. Era sumamente mediático y popular por haberse atrevido a tomar las armas para defender a su pueblo de la delincuencia del narco.

Es sabido su gusto -y desprecio- por las mujeres. Mireles nunca obtuvo el grado de comandante de las autodefensas por sus frecuentes enfrentamientos con los demás comandantes y su afición por las muejeres. De hecho, en reuniones del Consejo General de las Autodefensas en Tepalcatepec fue acusado de varios abusos sexuales por diferentes familiares de las víctimas. Tampoco pasó nada. En ese entonces Mireles era un personaje prácticamente intocable.

Mireles protagonizó varios escándalos más tarde. Luego, fue acusado de portación de armas de uso exclusivo del Ejército y pasó casi dos años en prisión. Andrés Manuel López Obrador lo premió nombrándolo subdelegado del ISSSTE en Michoacán.

Ya como funcionario del sector Salud, llamó públicamente pirujas a las mujeres de los derechohabientes del ISSSTE. Tuvo que ofrecer disculpas obligado por las circunstancias, pero no tardó demasiado en reafirmar su concepto sobre las mujeres. Apenas horas después, nuevamente en un acto público volvió a referirse a algunas mujeres como nalguitas.

Lo peor es que el presiente López Obrador lo defiende, justifica y minimiza los insultos. Habla de perdón y descarta pedirle la renuncia, cuando debería cesarlo de inmediato. Mireles es el misógino de la 4T con apoyo presidencial.

Ése es el hombre que hoy defiende el presidente Andrés Manuel López Obrador.

¡Eso es lo que sorprende!

POR ALEJANDRO CACHO
[email protected]
@CACHOPERIODISTA

lctl

¿Te gustó este contenido?