El inquieto Alonso

El español trata de emular la figura de esa leyenda viviente llamada Mario Andretti, uno de los pilotos más versátiles en la historia del automovilismo

El inquieto Alonso

Fernando Alonso no se detiene nunca. Es un campeón inquieto y siempre quiere más. Ahora correrá las 24 Horas de Daytona con el equipo de United Autosports. Será su segunda incursión en este campeonato de resistencia, tras haber participado en las 500 millas de Indianápolis en 2017. Y como McLaren se lo permite, él está encanta- do de mantenerse en la pelea… aunque sea en otras pistas.

De estar ganando carreras en Fórmula 1, el asturiano no andaría probando suerte en Estados Unidos, pero como su apuesta por McLaren acabó siendo un fiasco, debido al motor Honda, no le ha quedado más remedio que sacudirse la amargura tratando de abrirse nuevos horizontes. Nunca se sabe dónde terminará su brillante carrera deportiva, y estos escarceos con la IndyCar podrían ser definitivos de aquí a dos o tres años.

En este momento tiene encandilada a la afición estadounidense. Y no es para menos. No siempre un campeón acti- vo en Fórmula 1 puede alternar su presencia en la máxima categoría con otras distintas. Fernando está en busca de la mal llamada Triple Corona, compuesta por el GP de Mó- naco (que lo ha ganado en dos ocasiones: 2006 y 2007), las 500 Millas de Indianápolis, y las 24 Horas de Le Mans, donde todavía no ha competido.

La mal llamada es porque una carrera de Fórmula 1 nada tiene que ver con una de resistencia. Pero así se denomina desde hace mucho tiempo y el término se incrustó en el argot automovilístico. El único que se ha adjudicado la victoria en estas tres pruebas es el británico Graham Hill, que ganó en Mónaco cinco veces (1963- 1965, 68 y 69), las 500 Millas en 66, y Le Mans en 72. La adaptación de Alonso a los nuevos coches ha sido relativamente fácil. En Indianápolis estuvo rodando en quinto lugar varias vueltas antes de que su motor desfalleciera. Demostró que puede ser competitivo porque atesora esa enorme capacidad de los privilegiados, aquellos a los que les encanta rivalizar.

Eso es lo que motiva a Alonso tras sus reiterados tropiezos con la unidad de potencia Honda, de la que ya se des- hizo. Y aunque McLaren diga que no influyó la decisión del bicampeón, y que no hubo presiones de su parte para que dejaran a Honda y firmaran con Renault en 2018, lo lógico es que haya sido una condicionante tras estos tres años de fracaso continuado que Fernando padeció con los deficientes motores fabricado por los japoneses.

Los ojos de la afición están puestos en el Daytona In- ternational Speedway, situado cerca de la playa, en la península de Florida, ahí donde Fernando Alonso tratará de hacer historia a partir del 27 de enero. Así que aún sin ganar nada últimamente en las pistas de Fórmula 1, el feroz asturiano sigue siendo noticia. Y a lo grande.

 

Columna anterior: Fuerza rosa

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota