El huachicol manda

Si el desabasto de gasolinas persiste, las consecuencias serán mucho más graves

Alejandro_Cacho
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

Por desgracia, así es. Las ganancias del robo de combustibles son tan jugosas que era lógico que no será fácil acabar con él. Los huachicoleros de cuello blanco y los de pico y pala no renunciarán al segundo negocio ilegal más lucrativo del país sólo porque lo decidió el gobierno. Mientras tanto, todos los demás estamos padeciendo las molestias por el cierre de ductos y la lentísima y carísima distribución por pipas. Pero eso no es lo peor, si el desabasto de gasolinas persiste, las consecuencias podrían ser mucho más graves.

Uno de los paliativos para afrontar la escasez surgió en redes sociales y la retomaron la jefa de Gobierno, Sheinbaum, y el propio presidente López Obrador.

Se trata de organizarnos para cargar gasolina los días que marca el programa Hoy No Circula, según el color y terminación de la placa del vehículo. Así se evitarían las interminables filas y largas horas de espera en las gasolineras. No dudo de la buena intención de la propuesta, pero sí que dé buenos resultados.

En primer lugar, sólo las placas emitidas por el gobierno de la Ciudad de México están clasificadas por colores que corresponden a los días hábiles de la semana. ¿Para las demás entidades se aplicaría la terminación de las placas? Supongo que sí, problema resuelto. Eso podría funcionar para quienes cargan gasolina una vez a la semana. Sin embargo, alguien debería decirle a las autoridades que hay personas que recorren largas distancias todos los días, o sus rutas son sumamente lentas, por lo que tienen que cargar gasolina más de una vez a la semana. ¿Qué opción tendrían quienes viven en una ciudad y trabajan en otra y viajan todos los días? ¿O para quienes tienen que salir a carretera el día que no les toca llenar el tanque? ¿Y los taxis, los Uber, colectivos o autobuses?

La sugerencia del Presidente para racionar las cargas de gasolina me preocupa, porque me hace pensar que el abasto tardará en normalizarse, a pesar del discurso oficial.

El tema es que comienza a surgir el sentimiento de frustración de aquellos indignados porque han tenido que alterar su vida por esta situación. Para algunos podrá ser poca cosa, pero otros se preguntan por qué deben dejar de hacer cosas, o quedarse en casa sin usar los autos que nadie les regaló porque no pueden obtener gasolina que tampoco les regalan.

Hoy, las benditas redes sociales permiten tomar el pulso de la opinión pública. En una básica encuesta a través de mi cuenta personal de Twitter (@cachoperiodista) pregunté ¿Cargarás gasolina de acuerdo con el número de tu placa? Las respuestas no dejan lugar a dudas, 75% dijo NO y apenas 25%, SÍ. Por supuesto que no!!! Es un servicio que Me Cuesta, es un derecho (la movilidad) y no podemos permitir que las autoridades digan cuándo sí y cuando no hacer cualquier cosa… jamás!!!. Sólo si eso me garantizara cargar gasolina; ayer lo intenté y, o cargo gasolina o voy al trabajo, fueron apenas un par de las opiniones.

 

[email protected]

@cachoperiodista

¿Te gustó este contenido?