El Guasón como estereotipo social

Nadie creemos ese discurso de blancos y negros, sobre todo cuando vivimos una vida llena de colores y cada color tiene a su vez múltiples matices

Jorge Iván Domínguez / Columna Invitada
Jorge Iván Domínguez / Columna Invitada

En los últimos días, el Guasón ha estado en el centro de la conversación pública. Y es que el papel de villano y también el de héroe, se han desdibujado del consciente colectivo para dar paso a una nueva figura denominada anti-héroe.

Siempre hemos estado influenciados por la visión dicotómica del bien y del mal, que se enfrentan en una lucha infinita y se presentan ante nosotros como la única medida del mundo. Pero más que un cuestionamiento moral, es la herramienta del sistema imperante para persuadirnos que existen sólo dos opciones; estar con él o estar en su contra.

Ahora nadie creemos ese discurso de blancos y negros, sobre todo cuando vivimos una vida llena de colores y cada color tiene a su vez múltiples matices.

Por eso los antihéroes hoy en día, nos atraen más que los paladines del bien y de la justicia. Encajan mejor con la realidad, son producto de la segregación y del abandono de sus sociedades, lo que origina que sus acciones se orienten fuera del ámbito moral y en su propia escala de valores, desde una visión más subjetiva… la suya.  

Pobreza, suciedad, enojo, angustia, son problemas que no solo vive Ciudad Gótica y es el Guasón el producto de estos males, víctima de las injusticias que lo llevan a convertirse en un asesino y símbolo social.

Seguramente habremos muchos guasones, disfrazados tras una profesión, un perfil de Instagram o un cargo público, producto de la depresión, la ansiedad y la insatisfacción del rapaz sistema en que vivimos, pero sobre todo de la indiferencia entre nosotros mismos.

No se trata pues de un filme psicológico (aunque la actuación de Joaquin Phoenix es destacable) es más un filme sociológico que nos cuenta cómo es posible que una sociedad enferma de poder y egoísmo puede ir en contra de sus propios principios fundamentales.

No es afortunada una sociedad que tiene héroes, es afortunada una sociedad que no los necesita William Ospina.

Comentarios.

Instagram y Twitter: @jorgeivand

¿Te gustó este contenido?