El futuro del PAN

En lugar de ver por qué perdieron, prefieren ver que Morena tuvo menos votos

Alejandro_Cacho
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

Marko Cortés, presidente del PAN, pasará a la historia como uno de los responsables de la más dolorosa derrota panista, después de perder la Presidencia de la República en 2012.

El 2 de julio de 1989, Ernesto Ruffo Appel se convirtió en símbolo del panismo. Había sido presidente municipal de Ensenada, el primero del PAN. Aquel ardiente verano, con temperaturas arriba de los 40 grados y mucha comida china, la efervescencia electoral no dejaba lugar a dudas: el PRI perdería, por primera vez, una gubernatura.

Margarita Ortega Villa fue candidata priista y no ofreció mucha resistencia ante el carismático Ruffo. Luis Donaldo Colosio era el presidente del PRI y también pasó a la historia por ser el primero en reconocer una derrota tricolor. Carlos Salinas de Gortari llevaba seis meses como Presidente de México tras su cuestionada elección un año antes. Por eso se especuló mucho de que ese triunfo panista fue una negociación con el entonces presidente panista, Luis H. Álvarez, para legitimar a Salinas. Eso difícilmente lo sabremos.

El PAN llegó al gobierno de Baja California para quedarse tres décadas, que terminaron el domingo. Después de Ruffo, gobernaron Héctor Terán, Alejandro González Alcocer, Eugenio Elorduy, José Guadalupe Osuna Millán y Francisco Vega de Lamadrid, pésimamente evaluado y señalado por corrupción.

Por lo tanto, habrá que cargarle a Marko Cortés y Francisco Vega, alias Kiko Vega, esa derrota dolorosa, histórica y simbólica. Cierto, fueron 30 años de gobierno y eso desgasta, pero ni Marko Cortés ni Kiko Vega tuvieron el talento, los arrestos o autoridad política para defender el más emblemático bastión panista.

Dice el dicho que desde que se inventaron los pretextos se acabaron los pe… simistas y en el PAN parece que lo siguen al pie de la letra. En lugar de ver por qué perdieron sus dos gubernaturas, prefieren ver que Morena obtuvo menos votos que el año pasado o que conservaron algunos municipios o diputaciones locales. Morralla, pues.

Hoy los panistas se preguntan cuál será su futuro. Marko Cortés llegó a la presidencia panista bajo cuestionamientos a su capacidad y su carrera política. El único mérito que le ven sus detractores es su amistad con Ricardo Anaya. Cortés no encabeza ningún grupo sólido al interior de un Partido Acción Nacional desmembrado, desfondado y sin líderes. Sus constantes críticas a las decisiones de López Obrador parecen de chocolate y no cuenta con el apoyo de todos sus gobernadores.

***

BON APPÉTIT: En San Luis Potosí se inaugurará mañana una planta BMW, que será el proyecto más ambicioso en una década de la armadora alemana. Se trata de una inversión de mil millones de dólares que creará 2 mil empleos directos y producirá 250 mil vehículos en 2020. La ceremonia la encabezarán el gobernador Juan Manuel Carreras, miembros del Consejo de Administración de BMW y varios secretarios de Estado federales.

[email protected]

@CACHOPERIODISTA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo