El futuro del boxeo amateur

Cambiaron el sistema de puntuación y cometieron fraudes gravísimos, y por medio de corrupción, “vendieron” medallas a diversos países

Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / El Heraldo de México
Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / El Heraldo de México

Mi querido padre, don José Sulaimán, inició una batalla en contra de la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA) hace muchos años; la razón fue muy clara, al cambiar por completo su estructura, y tomó acciones que van en contra de la integridad física y salud de los peleadores, y en contra del deporte mismo. Volvió su prioridad hacia temas comerciales, haciendo a un lado lo importante: el boxeador.

AIBA empezó un proceso que buscaba meterse en el boxeo profesional, y en vez de ser órgano rector del deporte, además se convirtió en promotor y mánager de boxeadores, lo cual constituye un conflicto de intereses terrible.

Cambiaron el sistema de puntuación y cometieron fraudes gravísimos, y por medio de corrupción, vendieron medallas a diversos países. Le quitaron la careta a los boxeadores, y en sí llevaron al boxeo amateur a la lona.

Mi papá se comunicó con el Comité Olímpico Internacional (COI), tanto con el pasado presidente Jacques Rogge, y el actual, Thomas Bach. Ambos hicieron caso omiso, y se limitaron a pedirnos que trataremos esos temas directamente con AIBA. Esta asociación recientemente expulsó a Wu Ching-kuo de la presidencia, y la tomó una persona de Uzbekistán, quien desde el primer momento fue objetado por ligas a la delincuencia organizada, lo cual llevó a AIBA a nombrar un presidente interino de África (Mohamed Moustahsane).

Todos estos problemas, sumados a la deuda de 17 millones de dólares, que tiene en sus libros.

El COI decidió desconocer a la AIBA, quitándoles la facultad de organizar todo lo relacionado con boxeo amateur a nivel mundial, incluyendo la organización de la competencia en los Juegos Olímpicos, derecho que tuvo por más de 70 años.

La decisión del COI sacudió al mundo del boxeo, y aunque existe una gran confusión, también se celebra que se confirmó que sí habrá boxeo en Tokio 2020.

El COI otorgó a la Federación de Gimnasia la encomienda de organizar el proceso de calificación y supervisar la competencia durante la justa olímpica. Han brincado por ahí una serie de oportunistas que pretenden subirse al barco ahora que la crisis llegó al boxeo amateur.

La postura del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) es clara: regresar al deporte de los puños amateur a sus raíces, a lo básico.

A promover el boxeo a nivel mundial, mantener el sueño de miles de jóvenes de conquistar una medalla para su país.

El boxeo profesional no tiene lugar ni cabida en los Juegos Olímpicos. Este deporte no es un juego, aquí no se anotan canasta, no se tiran bolas, ni se meten goles; éste es un deporte de contacto. No se puede siquiera considerar lo que AIBA pretendía, o sea, ver a Manny Pacquiao subiéndose al ring contra un jovencito durante los Juegos Olímpicos. El boxeo no es un juego.

Hay una gran cantidad de personas de probada integridad, honorabilidad y calidad moral, con amplios conocimientos de boxeo, que están dispuestos a formar un comité independiente para apoyar el proceso de Tokio 2020, incluyendo a legendarios medallistas olímpicos como George Foreman, Lennox Lewis, Oscar de la Hoya y Sugar Ray Leonard.

La actual administración del boxeo aficionado no está al nivel que merece ser la base de las futuras estrellas
La actual administración del boxeo aficionado no está al nivel que merece ser la base de las futuras estrellas.

Ya veremos qué sucede. La decisión final se tomará éste próximo 22 de junio en la reunión del comité ejecutivo del COI, en Lausana.

Ayer se dio una función en el Madison Square Garden, de Nueva York. El monarca de peso pesado de tres organismos, el británico Anthony Joshua combatió ante el mexicoamericano, Andy Ruiz.

Joshua como gran favorito, pero uno no puede jamás descartar a un mexicano. Ruiz, visiblemente inferior físicamente, pues es mucho más bajo de estatura, y no es musculoso, más bien gordito. Auguro un nuevo campeón mundial, porque el Andy tiene un corazón azteca, es un guerrero y hasta por nocaut va a ganar…  En esa misma cartelera se dio la unificación de los cuatro campeonatos de peso ligero en la rama femenil.

La campeona WBC, Delfine Persoon combatió ante la irlandesa Katy Taylor, aunque es raro, mi pronóstico es que esa pelea acabó por nocaut, y en favor de nuestra campeona. También Callum Smith defendió su campeonato diamante de peso semicompleto ante Hassan N’dam N’Jikam.

¿SABES ESTO?

Mantequilla Nápoles vestía con una elegancia fuera de lo común. Tras su pelea contra Carlos Monzón, en la que ganó la mayor bolsa de su carrera, llegaba al Hipódromo de Las Américas tres o cuatro veces por semana, y siempre iba impecable. Resulta que él tenía en su clóset 100, sí, 100 trajes e igual número de zapatos.

ANÉCDOTA DE HOY

Llegó mi padre a París con mi tío Toño Esper, su eterno compañero de viajes; estaban ahí para la pelea Monzón vs. Mantequilla.

Tres noches antes del combate se disponen a salir, y en el lobby del hotel, Mantequilla le dice a don José: ¿A dónde van compadre? Lléveme, que estoy aburrido.

Mi papá le responde: Mi querido campeón, usted no debe salir, debe estar descansado y concentrado en la pelea, y además voy a una reunión muy aburrida. Acto seguido, está mi papá con mi tío en el famoso cabaret Lido, disfrutando de los históricos actos de las bailarinas. De repente, cierran la cortina, prenden las luces mientras se abría una vez más la cortina, y ¡aparece en el escenario Mantequilla Nápoles, cargando a una bailarina en cada brazo! La portada al día siguiente en un medio tenía esa foto con el título: Monzón trains, Nápoles Lido’s.

Mantequilla Nápoles sufrió una derrota ante Carlos Monzón, el 9 de febrero de 1974, en París
Mantequilla Nápoles sufrió una derrota ante Carlos Monzón, el 9 de febrero de 1974, en París

POR MAURICIO SULAIMÁN 

¿Te gustó este contenido?