El futbol femenil

El domingo terminó un mundial femenil histórico, sin embargo, continúan los comentarios discriminatorios y machistas hacia las jugadoras

Rocío Barrera Badillo / Columna Invitada
Rocío Barrera Badillo / Columna Invitada

Lesbianas, marimachas, pónganse a cocinar, son sólo algunos de los comentarios que se dejan ver en redes sociales sobre las jugadoras de futbol de la Selección Femenil, y esos son las menores de las ofensas que he leído en Instagram, Facebook y Twitter sobre las mujeres involucradas en el balompié. Y aunque es cierto que se le está dando más cobertura y espacios en los medios de comunicación, también es real la discriminación por aficionados machistas que sufren las participantes de la Selección.

¿Es verdad que en 2019, todavía tenemos roles establecidos y tabúes sobre las profesiones que tienen que ser de hombres y de mujeres?, pues viendo el caso de futbol, parece que así es. Entonces, ¿el fut tendría que ser sólo de hombres, porque las mujeres bailan ballet y si no lo hacen así, entonces son lesbianas y machorras?

Fue en 1895, en Inglaterra en donde se tienen los primeros registros de mujeres jugando este deporte. En ese entonces, estaba prohibido que las féminas lo practicaran hasta 1971, cuando se fundó la Asociación Femenina de Futbol y en 2019 pareciera mentira que seguimos discrimando a las mujeres en este deporte.

El domingo pasado terminó el Mundial Femenil en el que Estados Unidos fue el campeón. Este torneo culminó dejando partidos muy buenos y más aficionados interesados en ver a las selecciones de sus países. Sin embargo, en México, los comentarios en las redes sociales nos siguen delatando: seguimos siendo machistas. Esto es un problema cultural latente que nos impide como sociedad avanzar.

La diferencia de género es bastante notoria en este deporte, si no centramos en el tema salarial, de hecho, hay varias jugadoras que han hablado de este tema, alegando que no pueden vivir de esta profesión en México, ya que lo que les pagan es inmensamente inferior a lo que ganan los hombres contrario a lo que pasa en países como Dinamarca, que independientemente del género, el salario es equitativo.

Las desigualdades con base en el género aún existen en todos los países, en todos los grupos sociales y son relevantes en todas partes. Hemos hecho un análisis mirando a todos y cada uno de los objetivos y encontramos que las mujeres están en peor lugar que los hombres, dice Sara Duarte Valero, experta en estadística de ONU Mujeres.

Según la Encuesta Global de Salarios Deportivos, el torneo rosa mexicano es el peor pagado a nivel mundial. Las jugadoras mexicanas, recibe aproximadamente, tres mil 400 pesos al mes, lo que representa ingresos enormemente menores a los que reciben los hombres y es que todavía hay mucha gente que cree que el futbol es de hombre y para hombres. Sin embargo, ya hay varios esfuerzos como Fut sin género, por Paola Kuri, cuya misión es promover la igualdad en este deporte. Paola, mejor conocida como La Wera Kuri, quiere romper con estos estereotipos machistas alrededor del futbol, y alentando a mujeres a jugar en la cancha.

De esta manera, la homofobia y los prejuicios siguen jugando un papel muy importante en el futbol mexicano, que impide a las jugadoras desarrollarse en esta profesión, sin recibir críticas machistas, ofensas y bajos salarios. ¿Hasta cuándo México seguirá con esta mentalidad machista que impide triunfar a las mujeres? ¿Las luchas a favor del género femenino sí estarán sirviendo? ¿Qué es lo que tiene que pasar para que esto cambie? Ahí se los dejo de tarea.

Por María del Mar Barrientos

¿Te gustó este contenido?