El Frente, sin ciudadano; y el PRI ya tiene al suyo

Avanza el tiempo, y lo saben los integrantes del Frente, para encontrar, primero, al ciudadano ideal y, segundo, para convencerlo de aceptar la candidatura

El Frente, sin ciudadano; y el PRI ya tiene al suyo

Paradojas de la política mexicana presenciamos, con el estira y afloja dentro del Frente Ciudadano por México, para concretar una coalición electoral rumbo a las elecciones presidenciales del 2018.

En el panismo, el chico maravilla Ricardo Anaya no da su brazo a torcer para ceder la candidatura presidencial, lo cual incomoda a perredistas que promueven que el abanderado sea un ciudadano ajeno a partidos que pueda impulsar un gobierno de coalición.

En el ala perredista, se empuja al jefe de Gobierno, Miguel Mancera para que sea el candidato frentista y lo promueven por su perfil ciudadano, toda vez que no está afiliado al sol azteca. Pero dentro del mismo PRD, hay quienes advierten que Mancera, con todo y que es un buen prospecto, está muy identificado con ese partido, por lo que buscan a otros completamente distanciados de cualquier instituto político.

La paradoja es que avanza el tiempo, y lo saben los integrantes del Frente, para encontrar, primero, al ciudadano ideal y, segundo, para convencerlo de aceptar la candidatura, por lo que el único partido que llevaría un abanderado de esa naturaleza sería… ¡el PRI!.

En efecto, si el titular de Hacienda, José Antonio Meade, se convierte en candidato priista, como todo indica, el tricolor estaría rebasando por la izquierda y por la derecha al dichoso Frente, que de ciudadano sólo tendría el nombre.

Porque Meade no está afiliado al PRI y ha sido un eficiente funcionario en gobiernos panistas y priistas, además de que se eliminó de los documentos del tricolor la obligación para que cualquier ciudadano que acepte la candidatura quede automáticamente afiliado.

 

***

 

Vaya ocurrencia del senador del ala morenista, Miguel Barbosa, quien durante la discusión sobre la convocatoria para elegir al nuevo fiscal electoral propuso que se hiciera exclusiva para mujeres para no discriminar, luego que se entrevistara a los aspirantes para seleccionar a los tres perfiles más idóneos.

Luego, en la Junta de Coordinación Política meter los tres nombres a una tómbola y dejar que el azahar definiera al nuevo Fiscal que vigilará las elecciones del 2018. Muchos senadores se quedaron con cara de what y, en corto, hasta decían que la otrora lucidez y cordura de don Barbosa se esfumó al adherirse al movimiento de AMLO, donde algunas candidaturas se definen a través de la tómbola.

El tema será retomado en la sesión del martes y en el Senado se espera que ya se pongan de acuerdo, porque a más tardar el 14 de diciembre tendría que haber nuevo titular de la Fepade, toda vez que las precampañas inician el día siguiente.

***

EN EL VISOR: Se perfila por la puerta grande a la dirigencia del PRD, el ex candidato de ese partido al gobierno del Estado de México, Juan Zepeda. Las corrientes, incluidos los Chuchos y la mayoritaria ADN, de Héctor Bautista, lo ven con buenos ojos y podría ser, por consenso, el candidato a suceder a Alejandra Barrales. Pero hay quienes le advierten que el PRD es una trituradora y de llegar a ser su presidente, no la tendría nadita fácil.

 

Columna anterior: Elenita de Calcuta y las juchitecas panzonas

¿Te gustó este contenido?