El “fregadacito” del último día

El “gran golpe” que esperaban dar en contra de Morena el último día de campañas, terminó siendo –a decir de Bartlett- “un mísero fregadacito”

En elecciones muy competidas, los partidos suelen esperar hasta el último día de campaña –evitando así que el contrincante alcance a defenderse en los días subsiguientes- para lanzar su mayor ataque.

Pregúntesele si no, a Arturo Zamora, candidato del PRI en Jalisco, que estuvo a punto de recuperar para su partido el gobierno de Jalisco en 2006, pero un infundio panista –acusándolo de nexos con el narcotráfico- lanzado precisamente en las últimas horas de la campaña, le quitó la gubernatura de las manos.

Algo así se intentó ayer con Morena, con los atentos saludos de Veracruz.

Una bola que buscaba ser carambola: golpeando a los candidatos de Morena en las distintas entidades donde habrá elecciones el próximo domingo: Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz.

Sólo que el fregadazo que intentaron, vía la diputada local veracruzana Eva Cadena, resultó un fregadacito.

Y no fuimos pocos en verlo así.

Ciro Gómez Leyva, quien seguía la conferencia de la veracruzana de Las Choapas desde el estudio de Radio Fórmula junto con Federico Arreola y Aristóteles Núñez, le preguntó un tanto sorprendido al ex titular del SAT: ¿Eso es todo?

Se refería a la acusación de Cadena –sin pruebas, ni datos concretos- a los diputados locales de Veracruz de desviar recursos para campañas políticas.

Aristóteles subrayó el presunto delito.

¡Lo hacen todos los partidos!, soltó Ciro.

-Sí, sólo que Morena dice que no lo hace…-, insistió el que fuera uno de los hombres de mayor confianza de Luis Videgaray en el Estado de México y en Hacienda.

Para Aristóteles Núñez la acusación de Eva Cadena era un golpe al corazón de Morena (así lo deseaban, al menos, panistas y priistas).

Para otros, además de un acto ¡cínico! –Martí Batres dixit– a lo más que llegó el golpe –cortesía de Manuel Bartlett- fue a un mísero fregadacito.

-0-

Dos ejércitos, dos dinastías.- Imponente, en cambio, será ver salir el domingo a los dos grandes ejércitos que le quedan al PRI en el país: el del Estado de México y el de Coahuila (el de Veracruz fue derrotado el año pasado).

Y además, atestiguar cómo defienden sus posiciones dos legendarias dinastías del tricolor: la del Grupo Atlacomulco y la de los Moreira.

Ninguna de las dos entidades ha vivido la alternancia. Y hoy, ambas, se ven seriamente amenazadas por sus oponentes: En Coahuila, por Acción Nacional; en el Edomex, por Morena.

El fragor de la batalla será intenso.

-0-

Gemas: Obsequio de Rocío Nahle, coordinadora de Morena en la Cámara de Diputados, sobre las acusaciones de Eva Cadena: ¡Sí que está nervioso (Miguel Ángel) Yunes! Grotesco el teatro armado de hoy. Ahora es víctima quien incurrió en un solo hecho demostrado de corrupción.

[email protected]

Columna anterior: Andrés Manuel, el más golpeado

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano