El florero chino del gabinete

¿Qué hizo la secretaria de Gobernación para evitar que se vulnerara el orden democrático en Baja California?

Martha_Anaya_
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

De que algunos miembros del gabinete parecen estar nomás de floreros en el gabinete, es más que evidente. Pero hay de floreros a floreros. Y uno de ellos no es visto como cualquier otro, sino como un jarrón chino de la dinastía Ming.

Habrán adivinado ya de quién se trata. Sí, de la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero.

¿Qué ha hecho en relación con lo que sucede en Baja California donde el Congreso estatal amplió el mandato del morenista Jaime Bonilla de dos a cinco años en la gubernatura?

¿Habló la encargada de la política interior con los legisladores? ¿Buscó al gobernador Kiko Vega? ¿Por qué no paró semejante aberración? ¿Por qué permitir, cruzada de brazos, que se vulnere el orden republicano y democrático?, como apuntaría Cuauhtémoc Cárdenas.

¿Dónde ha estado la Secretaría de Gobernación en un conflicto de esa magnitud?

Lo cierto es que no se le ve ni se le siente. Ni ahí ni en su relación con los demás gobernadores del país.

Sánchez Cordero perdió su capacidad de interlocución con los estados desde que no logró mantener su palabra para el interinato poblano, luego de la muerte de la gobernadora Martha Erika Alonso.

De por sí la 4T dejó en los huesos a esta dependencia: le quitaron el área de Seguridad, el Cisen, Protección Civil. Le dejaron Migración, pero ésta responde ya a la cancillería, más que a Gobernación. La relación con los medios de comunicación se maneja desde Presidencia. Las iglesias se entienden directo con ya saben quién…

Ante esta situación —proponen algunos que quieren bien a la excministra de la Corte—, valdría la pena que doña Olga pensara en retornar al Senado. Más ahora que hay la propuesta de que una mujer presida la Mesa Directiva.

Además de que sería una honrosa salida para ella de Gobernación —ya nadie le quita el honor de haber sido la primera mujer en encabezar la Segob—, podría sacar adelante en el Senado sus propios proyectos, como el de la legalización de la mariguana y de las drogas en general; y otras propuestas que beneficien al propio Presidente de la República.

Su presencia, su densidad política y lograr la presidencia de la Mesa Directiva del Senado serviría además de contrapeso —dentro de las disputas de Morena— al líder de la bancada, Ricardo Monreal.

La candidatura de Sánchez Cordero para esa posición iría de gane frente a las morenas Mónica Fernández Balboa y Ana Lilia Rivera; o de Sasil de León (PT) y Nancy de la Sierra (PT) que andan en busca de suceder a Martí Batres.

En fin, que sería una oportunidad para doña Olga de honrar su biografía y dejar de ser vista como el jarrón chino del gabinete.

***

GEMAS: Obsequio de López Obrador al Financial Times: Estoy esperando que ofrezcan disculpas —aplaudía las reformas estructurales—; no fueron objetivos, no son profesionales.

POR MARTHA ANAYA 

[email protected] 

@MARTHAANAYA

¿Te gustó este contenido?