El faux pas de Melania

Ha sido una semana cargada de angustia al ver como los niños inmigrantes fueron separados de sus padres en EU al tratar de cruzar la frontera

El faux pas de Melania

Desgarradores los audios, videos, imágenes y testimonios de los dos mil 300 niños, incluso bebés, solos y en jaulas. A tal grado que se sentía una impotencia colectiva de no poder hacer nada para ayudarlos.

Lo único que pudimos hacer es usar nuestra única voz para protestar: las redes sociales. Y parece que resultó, pues ayudaron para ejercer presión social sobre el presidente Donald Trump y que firmara un decreto revirando esta medida maquiavélica.

Queda aún un gran problema al tratar de reunificar a estos niños con sus padres, pero al menos ya se dio un paso en la dirección correcta.

Pero la que no lo hizo así fue al tener la desfachatez de presentarse en los asilos de la frontera México-Estados Unidos con su atuendo elegido. Una chamarra, de la marca Zara, verde militar, con la leyenda en la espalda: I DON’T CARE, DO YOU? Traducción: A MÍ NO ME IMPORTA, ¿A TI? O sea, sabemos que no le importa en lo más mínimo, ni a ella ni a su familia.

De por sí, el ir a visitar los asilos es un hecho suficientemente ofensivo, pero ¿llevarlo escrito? ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Con qué objeto?

No es el primer faux pas de Melania, recordemos sus tacones estilo stiletto cuando fue a visitar a los damnificados de los huracanes a Texas también.

¿Pero que no hay un equipo detrás de ella diciéndole: señora esto no es prudente?

El presidente Trump tuiteó defendiéndola, diciendo que esta frase se refiere a las fakes news o prensa falsa que ataca a su esposa, que son deshonestos y que a ella eso ya no le importa.

Su vocera Stephanie Grisham dijo: es sólo una chamarra, no tiene mensaje oculto, esperamos que la prensa no se enfoque en eso.

Melania es una mujer que ha sabido mantenerse al margen en la presidencia de su marido, llevando un perfil bajo, haciendo declaraciones por medio de sus atuendos e imagen física que con palabras, a menudo inteligentemente, como lo hemos visto en otras ocasiones, como en sus visitas a Medio Oriente, en la toma de protesta, etc.

Esta ha sido su forma de vincularse con la gente, pero ¿por qué quisiera hacerse un harakiri usando una chamarra así, teniendo la oportunidad de enmendar un poco del gran error que ha hecho su marido. ¿Por qué a nadie se le ocurrió que el mensaje pudiera ser ofensivo? Ese es justo el tema preocupante: el que nadie de su equipo lo haya percibido y que, a parte de todo, lo defiendan. Aunque sea cierto lo que el presidente tuiteó, creo que no era el momento indicado para dar declaraciones personales.

Es importante saber que una imagen vale mas que mil palabras y que es un código de comunicación no verbal muy certero que manda mensajes conscientes e inconscientes de quiénes somos nosotros y nuestras intenciones reales, así que debemos cuidar qué estamos diciendo.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano