El fantasma de Elba Esther

Elba Esther Gordillo está vengándose del Presidente y ha logrado generar la expectativa de un fuerte apoyo de los maestros en favor de Morena


Las reacciones entre los priistas –por la alianza declarada de los maestros con Morena en el Estado de México- han cruzado del espanto a la duda. Pero dos preguntas relevantes ponen sobre la mesa en el análisis.

La principal: ¿Qué tanto traen, o no traen, Elba Esther Gordillo y Rafael Ochoa, en número de votos? Y la segunda: ¿Por qué Ochoa, Fernando González y sobre todo Elba Esther, querrían hacer público su respaldo a Delfina Gómez y, por ende, a Andrés Manuel López Obrador?

Sobre la primera interrogante, reconocen que no saben a ciencia cierta la respuesta, aunque consideran que el ex secretario del SNTE ya no trae gran cosa en la faltriquera.

Recuerdan que Ochoa perdió la diputación cuando compitió por Movimiento Ciudadano, por lo que creen que llevará unos cuantos votos de maestros de la tercera edad porque lo quieren los viejitos.

Y por lo que toca a la ex lideresa del Sindicato, consideran que su sólo nombre sigue –hasta la fecha- produciendo más negativos que positivos. Así que tampoco creen que le obsequie votos a la abanderada de Morena y sí, en cambio, le cueste algunos votos.

En resumen, su cálculo es que, en tierra –en número de votos-, no aportarán más votos a Delfina que los que ya se ha ganado ella misma de los propios maestros. En todo caso, lo que sí reconocen en el grupo que apoya a Alfredo del Mazo, es que los elbistas lograron generar la expectativa sobre un importante apoyo magisterial para Morena. Y eso, en términos de percepciones, cuenta.

Es el fantasma de Elba Esther el que otea.

Y a como pinta la elección (no ven claro hacia dónde pueda inclinarse la balanza), eso sí es de preocupar.

-0-

Venganza de la maestra.- Por lo que toca a la segunda interrogante, al por qué Gordillo querría hacer que se supiera públicamente que apoya a Delfina, la hipótesis que manejan los Delmazistas es ésta:

-Que Elba Esther leyó –o al menos eso consideró- que no le van a otorgar el arresto domiciliario en este sexenio, y entonces decidió golpear a Enrique Peña Nieto.

De por sí le tiene tirria al Presidente…, indican. Y qué mejor que fastidiarlo en su tierra, el Estado de México; y más en la sucesión presidencial, apuntando su apoyo –y el de los maestros- a favor de su gran enemigo: Andrés Manuel López Obrador.

Frente a esto, y lo sucedido el fin de semana –el apoyo abierto a Delfina-, los priistas se preguntan: ¿Qué tanto le puede permitir el gobierno federal a Fernando González (yerno de la Maestra) que desafíe al Presidente?

-0-

Gemas: Dirigentes estatales de Movimiento Ciudadano en el Edomex, anunciaron ayer su apoyo a la candidata de Morena, Delfina Gómez.

marthamercedesa@gmail.com

Columna anterior: El PRD, a oscuras

¿Te gustó este contenido?