El excluido Toledo

A pesar de que en México portadas enteras de revistas y diarios hablaban de la muerte de Toledo, me sorprendió que medios internacionales, principalmente los enfocados al arte, le dieron poca cobertura al tema

Lilia Soren / La fuente / El Heraldo de México
Lilia Soren / La fuente / El Heraldo de México

¿Y esto por qué importaría? Porqué quizá la enorme creatividad, calidad y vanguardia de los artistas de la Generación de la Ruptura y todos aquellos posteriores a Diego Rivera, siguen sin cobrar justicia. Y para el exterior, seguimos siendo sólo el país de los muralistas.

La Generación de la Ruptura comenzó en los 50. Estos artistas, inspirados en Rufino Tamayo, fueron los primeros en México en crear obras abstractas, cubistas, expresionistas, como alternativa a la pintura nacionalista. Su aportación fue predecesora a los contemporáneos actuales, donde Toledo es el más grande.

Toledo logró modernizar la pintura mexicana sin perder el sabor local. Sus obras, con estética fantástica entre lo humano y animal, reúnen una capacidad narrativa única para retratar a México. Con un simbolismo que se percibe desde su gama cromática terrosa, hasta su inspiración en leyendas prehispánicas.

Y a pesar de que Toledo fue más allá del óleo o el dibujo, para llevar su creatividad hacia dimensiones artesanas, arquitectónicas, ecológicas, sociales, simbólicas, incluso activistas, al juchiteco pocas veces se le celebra como un máximo representante del arte contemporáneo internacional.

El extenso número de trabajos realizados en vida, su sencillez, su ocupación por la conservación del patrimonio cultural histórico, su participación en la generación de espacios de formación artística, hicieron que Francisco Toledo fuera el primer mexicano en pasar de ser un pintor, a ser una obra en sí mismo.

Y es que Toledo es una figura tan grande como otros artistas mexicanos, como Diego Rivera, quien es un referente mundial, e incluso, forma parte de la cotidianidad del país con su imagen plasmada en nuestra moneda. Ojalá Toledo alcance ese tamaño en el imaginario colectivo internacional, porque nadie lo merece más que él.


LUTO. Toledo falleció el pasado 5 de septiembre. Foto: Cortesía.

Por Lilia Soren

lctl

¿Te gustó este contenido?