El escalofriante analfabetismo financiero

Los resultados de la prueba PISA arrojan que los jóvenes en México tienen grandes deficiencias para entender a la economía


Hace un par de días la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reveló los resultados de un fragmento de la famosa prueba educativa PISA, conducida entre adolescentes. En particular, la OCDE quiso medir el grado de alfabetismo financiero de los chicos, por lo que examinó a 48 mil de ellos en una decena de países. Los resultados son escalofriantes.

La OCDE encontró que el 75 por ciento de los adolescentes no entiende conceptos básicos de finanzas personales, con lo que esa inmensa mayoría simplemente no puede tomar decisiones correctas en relación a sus gastos cotidianos. Peor aún, el organismo que encabeza José Ángel Gurría halló que el 90 por ciento de los chicos no logra comprender temas ligeramente más complejos, como qué significa el impuesto sobre la renta.

Que un adolescente que termina la secundaria no sea capaz de dimensionar y dar significado en su vida a la proporción de gastos que puede enfrentar, o que no pueda explicar el concepto básico de impuestos, por qué se cobran y para qué sirven, es uno de los efectos colaterales más nocivos de la civilización occidental contemporánea.

La falta de comprensión de estos conceptos genera prejuicios masivos sobre el sistema económico, con una buena proporción de jóvenes ingresando a su vida laboral sin entender cómo se crea la riqueza. En consecuencia, varios de ellos dan por sentado que muchos satisfactores (comida, tecnología, transporte y hasta vacaciones) deben estar garantizados, pero desconocen cómo se organizó el sistema económico que le dio origen.

La incomprensión del funcionamiento de la economía genera prejuicios y teorías del complot sobre el dinero, los empresarios y los gobiernos. Eso explica la actitud anti-sistema en muchos rincones del planeta, y México no es la excepción. Los exabruptos sociales por el gasolinazo este año fueron un claro ejemplo de ese desconocimiento.

Ángel Gurría declaró anteayer que los jóvenes generalmente carecen de la educación, el entrenamiento y las herramientas para tomar decisiones informadas en relación con temas que afectan su bienestar financiero. Asimismo, la OCDE dijo en el reporte liberado que China, Bélgica, Canadá y Rusia eran países donde se había registrado una mejor comprensión de temas financieros; y que el 64 por ciento de los jóvenes examinados tiene algún tipo de ingreso por actividades laborales informales.

No se requiere un gran análisis para saber que en México los jóvenes ignoran conceptos básicos de finanzas. Un reporte profundo de la realidad mexicana arrojaría datos para quedar perplejo. Para darnos una idea bastaría preguntarle al joven más cercano si puede definir qué es la tasa de interés; explicar en qué consiste la inflación, qué es una depreciación, o decirnos por qué usamos el dinero y no el trueque.

motacarlos100@gmail.com

Columna anterior: SHCP pedirá transparencia de género a emisoras

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro