El error de octubre: las consecuencias de cancelar un proyecto

Cancelar la construcción del NAIM costará a los mexicanos más de lo queen su momento significó el Fobaproa

Mauricio Tabe / COORDINADOR GPPAN EN EL CONGRESO DE LA CDMX
Mauricio Tabe / COORDINADOR GPPAN EN EL CONGRESO DE LA CDMX

El 3 de mayo de este año, estando en campaña en la Ciudad de México, López Obrador sentenció: No vamos a dejar que el Aeropuerto (de Texcoco) sea el negocio del siglo, otro Fobaproa. A seis meses de la declaración, podemos decir que ya incumplió una más de sus fantasías de campaña. Cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) costará a los mexicanos, más de lo que en su momento significó el Fobaproa.

En diciembre de 1998 el Congreso tuvo que aprobar más de 600 mil millones de pesos para rescatar el dinero de los mexicanos tras el fatídico error de diciembre de 1994. Hoy, diversos analistas hacen cálculos de lo que costará pagar el arrebato del Presidente electo.

Datos de Ana Thais, del Instituto Mexicano para la Competitividad, arrojan que cancelar el NAIM y adaptar la base aérea de Santa Lucía requerirán más de 300 mil mdp, considerando la obra que ya se realizó, la penalización por la cancelación de contratos, los créditos solicitados y la construcción de la nueva terminal.

El plan de Santa Lucía es sólo una intención sobre la servilleta; a diferencia del NAIM que cuenta con 64 estudios, Santa Lucía está respaldado por un par de estudios y el plan presentado por Riobóo, contratista de Obrador.

A los costos directos que el próximo gobierno habrá de enfrentar, tenemos que sumarles los indirectos que se han generado por el clima de incertidumbre en el ámbito económico. Tras el anuncio, la Bolsa Mexicana de Valores vivió su peor jornada desde 2008, cayendo 4.2%, diversas agencias bajaron la calificación crediticia de nuestro país, lo cual significará pagar más intereses por la deuda. El dato más alarmante es el caso del dólar, en unos cuantos días el tipo de cambio llegó a $20.33, casi un peso de incremento. Seamos más precisos, el 29 de octubre el dólar amaneció en $19.36, tras el anuncio del NAIM subió a $20.06, lo que representa un incremento de 3.49%.

Para los que han demeritado el suceso llamándolo deslizamiento, tenemos que enseñarles algunos datos. El cambio en la paridad peso-dólar tiene costos altísimos para nuestro país, por ejemplo, la deuda externa se paga en dólares, actualmente es de 193 mil 936.3 mdd. El lunes por la mañana, la deuda ascendía a 3 billones 754 mil 606 mdp, tras el incremento del dólar la deuda incrementó 135 mil 755 mdp.

López Obrador dijo que cancelar Texcoco permitiría ahorrar 100 mil mdp. Que alguien le avise que sus cuentas no están bien hechas, pues lejos de evitar gastar recursos, el costo de una mala decisión hará que los mexicanos vean afectado su bolsillo por incrementos de precios. Para que quede más claro, Javier Duarte está en la cárcel por robar con empresas fantasma 60 mil mdp. En un día una mala decisión de Obrador le está costando al país 450 mil mdp, en el mediano plazo le sumaremos cifras que llegarán a los billones de pesos.

Felicitaciones al señor Obrador, aún no inicia su gobierno y ya está pasando a la historia, los costos de cancelar el NAIM superarán a los de diciembre del 94. No cabe duda que, en política, toda decisión tiene costos, pero hay algunas que nos pueden dejar en bancarrota.

 

MAURICIO TABE

COORDINADOR GPPAN EN EL CONGRESO DE LA CDMX

@MAURICIOTABE

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo