El diputado antimadurista salvado por el gobierno de López Obrador

Casella es muy cercano a Guaidó. El primero sostenía la escalera y el otro pegaba pendones antes de consolidarse

Alejandro_Sánchez
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

Pude hablar breve con el diputado venezolano refugiado en la embajada de México en Venezuela. A través de Telegram cambió de ánimo cuando habló del picante.

Acabo de comer atún con papas y chile. Jejeje, escribió Franco Casella y agradeció el agua de jamaica, pero sobre todo que la representación mexicana le abrió las puertas para estar a salvo del régimen de Nicolás Maduro.

La tecnología facilitó la breve charla con uno de los 108 diputados de la desmantelada Asamblea Nacional, elegidos para el periodo 2016-2021, que han sido perseguidos o que están en el exilio, refugiados en otras embajadas, presos o con inmunidad allanada. El dato es de la oposición y ha sido enviado en un reporte a la Unión Interparlamentaria.

Casella es uno de los últimos cuatro legisladores que tras el fallido levantamiento militar en contra de Maduro están siendo enjuiciado desde el martes pasado. A él lo respalda México a pesar de que oficialmente ha declarado mantenerse imparcial de los conflictos internos, aunque las interpretaciones de expertos ven a López Obrador con cierta simpatía por la Revolución Bolivariana.

Casella me dijo, sin embargo, que su relación con los representantes diplomáticos mexicanos empezó meses antes del inicio del nuevo gobierno de nuestro país y que cuando se enteró que le fue retirada la inmunidad se acercó a ellos para que le abrieran los brazos. Pero no quiso seguir conversando porque, aseguró, que la recomendación recibida fue no dar entrevistas por el momento.

Busqué a Roberto Velasco, vocero de la Cancillería mexicana. Dijo que no hay plazo fatal para apoyar al legislador opositor, por lo que será el tiempo necesario, a pesar de que nuestra embajada tan sólo tiene representante de negocios tras ser señalada por Maduro –aún con Peña Nieto– de una probable participación de diplomáticos mexicanos en el atentado que sufrió el presidente venezolano en agosto de 2018.

UPPERCUT: Es verdad que en este momento la contingencia ambiental y la inseguridad acaparan la atención de Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX. Tal parece que colaboradores suyos y cercanos no le han informado, quién sabe por qué razón, lo que ocurre en la dirección de Servicios de Salud Pública a cargo de Jorge Ochoa Moreno: acumula quejas que no salen de ese sector. Los trabajadores de base lo acusan de solapar que les sean quitadas prestaciones como plazas de base familiares y días de descanso ganados. Según integrantes del sindicato, grupos de choque dan tremendas palizas a quien desafía hacer las denuncias. Hay señalamientos directos de cómplices en estos casos como Mayra Luz Martínez González, coordinadora de Unidades Oportuna; Plácido Enrique León García, director de Atención Médica, y Bertha Salas Castañeda, quien presume ser amiga de Sheinbaum.

Ojalá La Jefa pronto se ponga al tanto de lo que ahí ocurre y tome acciones.

[email protected]

@ALEXSANCHEZMX

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo