El desafortunado fin de ProMéxico

Desde el año pasado, Andrés Manuel López Obrador anunció su desaparición, con la intención de ahorrar recursos

Carlos Zúñiga
Carlos Zúñiga / Acceso libre / El Heraldo de México

Imaginemos que de buenas a primeras se entera que su ente de trabajo desaparecerá, pero nadie lo notifica. De repente, los recursos con los que contaba para la operación dejan de llegar. Las cuentas por pagar se acumulan; nota que su cuenta de nómina deja de recibir dinero. Y para colmo, su jefe prácticamente desaparece. Complicado ¿verdad?

Eso es lo que están padeciendo desde inicio de año las oficinas de ProMéxico fuera del país.

ProMéxico es un organismo que se creó hace 12 años. De acuerdo a la información que todavía publica la página de internet del gobierno federal, su misión es promover la inversión extranjera directa y las exportaciones de productos y servicios así como la internacionalización de empresas mexicanas para contribuir al desarrollo económico y social del país.

Desde el año pasado, Andrés Manuel López Obrador anunció su desaparición, con la intención de ahorrar recursos y dijo que sus funciones pasarían a las embajadas. Aún así, se nombró a Faustino Cruz como director. Para la mayoría de los empleados es un desconocido. No ha entablado diálogo directo con los más de 500 trabajadores de la oficina en la CDMX que se quedaron sin trabajo de la noche a la mañana, cuando a principios de año se dieron cuenta que no podían ingresar al edificio sede.

Y si las cosas son complicadas para medio millar de personas aquí, están peor para quienes todavía trabajan en 48 oficinas en el extranjero. No les pagan, no tienen recursos para la operación, deben la renta de los locales, tienen a los proveedores encima exigiendo pagar las deudas (hay algunas a las que ya les cortaron el servicio de teléfono e intenet por falta de pago). Tampoco se les ha pagado a los empleados locales que se rigen por las leyes laborales de cada país, por lo que se vislubran demandas.

El Presidente no ha emitido ningún decreto para la extinción de ProMéxico, por lo que en teoría el organismo debe seguir funcionando, no hay fundamento legal para cerrar las oficinas en el exterior. Pero los problemas se acumulan y serán una bomba de tiempo que se heredarán a las embajadas. A Faustino Cruz se le mandan oficios y correos electrónicos y no respode ninguno.

¿Cómo explicará la 4T a los extranjeros esta forma de proceder? La imagen del país se deteriora. Y se confirma que esta administración es un mal patrón. ¿Tienen que tratar así a personas que le dedicaron tanto tiempo a trabajar por el país? Todavía no hay quien responda, quien pague, quien de la cara. Una pena.

CONTRASEÑA: La mayoría de los ministros de la Corte apoyarán como próximo consejero de la Judicatura a Fernando Córdova del Valle, magistrado del Sexto Tribunal Colegiado Penal de la Ciudad de México.

Su inclusión permitirá equilibrar la balanza dentro de ese órgano, porque se le reconoce un perfil más progesista y de justicia social, lo que concuerda con

la visión de Arturo Zaldívar.

¿Te gustó este contenido?