El consenso de los 12 grandes

Al final, serán los 12 gobernadores del tricolor quienes determinen quién será el próximo presidente del PRI

Martha_Anaya_
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Si en algo hay consenso entre buena parte de los priistas –y no se ve cómo le puedan dar la vuelta-, es que su próximo dirigente deberá ser electo por consulta directa a la militancia. Incluido José Narro, si es que se anima y se decide a competir (ya una vez lo dejaron colgado de la brocha).

Ulises Ruiz lo expresa así: Si entra a la elección por consulta directa, bienvenido; va a ser un gran honor competir contra él.

Dulce María Sauri, comenta a su vez: Me encantaría si se decide a participar en el proceso con reglas claras y la opción de ganar o perder.

José Ramón Martel insiste: Hay que tratar de que la convocatoria sea por un proceso abierto a la base. Es necesario para que la militancia recupere aliento para sentirse como debe: incluida.

José Encarnación Alfaro, define: Si gana una contienda interna de elección por la base militante, bien.

Este abanico de voces da una idea del sentir general.

Pero en el siguiente paso –dado que será consulta directa a la militancia- estará la definición. Y entonces eso se convierte en una cuestión de números. Nos lo explica un destacado priista así: -Ya se dio de baja el padrón de militantes que teníamos. Se dará de alta uno nuevo (calculan conservar alrededor de un millón de agremiados). En ese proceso jugarán un papel importante los 12 gobernadores priistas, especialmente aquellos de los estados grandes. El Edomex, con Alfredo Del Mazo al frente, es el estado con mayores posibilidades de registrar una alta militancia. Y el mexiquense, hasta donde ha dejado ver, ya cerró trato con Narro. Los seguidores del gobernador Alejandro Moreno Cárdenas calculan que con las bases que pudieran lograr en el propio Campeche, Oaxaca, Chiapas, Coahuila, les alcanza para competir contra los votos del Edomex. A Ivonne Ortega no le ven muchas posibilidades en este terreno. No trae el consenso de los 12 grandes (los gobernadores), apuntan. En cuanto a Ulises Ruiz, están convencidos de que no le alcanzarán los votos. De darse así el panorama, la elección quedaría sólo entre dos: Narro y Alito. Quienes están con Alito destacan su juventud (43 años), el haber sudado la camiseta en el partido y haber ganado elecciones por tierra una y otra vez. Los que prefieren a Narro, consideran que el PRI, para darse a respetar, requiere una figura respetable.

Manlio Fabio Beltrones lo dice de esta manera: Le daría respetabilidad y credibilidad al dicho de que queremos hacer mejor nuestro trabajo de partido. Sería como ofrecer una disculpa por los últimos hechos. Otros priistas apuntan, que el ex rector sería un creador de equilibrios en el PRI para una competencia pareja hacia la candidatura presidencial. El campechano se convertiría de inmediato en el precandidato presidencial y la figura del ex rector cuidaría la casa en lo que llegan los tiempos de la definición.

 

GEMAS: El gobernador de Campeche, Alejandro Moreno –quien se convirtió en admirador del Presidente en los últimos meses-, se reunió ayer con AMLO.

 

[email protected]

@marthaanaya

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPosdata

Posdata