El Congreso fue quien perdonó impuestos

Lejos está el castigo para los expresidentes del país, puesto que ellos no son los culpables

Engge Chavarría / Tinta y papel / Heraldo de México
Engge Chavarría / Tinta y papel / Heraldo de México

Hace dos días el Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que es inmoral que una élite con influencias fuera tratada de manera especial por el SAT (la máxima autoridad fiscal) en años anteriores; cuestionó, incluso, si eran los predilectos del régimen de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La declaración criminalizó a los últimos dos expresidentes, al grado de que horas más tarde Marko Cortés, líder nacional del PAN, dijo que a los exmandatarios les corresponde aclarar la condonación de impuestos que se le hizo a personajes como Yeidckol Polevsnky, dirigente nacional de Morena; Angelica Rivera, exesposa de Enrique Peña Nieto; el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco; y personajes como los fallecidos cantantes José José y Juan Gabriel, por mencionar algunos.

Sin embargo, lejos está el castigo para los expresidentes del país, puesto que ellos no son los culpables de este acto. Es falso que Calderón o Peña hayan agarrado el teléfono y ordenado liberar de pago de impuestos a sus amigos, ni tampoco fue el SAT por capricho. Los asesores del presidente López Obrador le deben informar que este beneficio fiscal fue palomeado por sus colegas y adversarios, porque deriva de los artículos transitorios de la Ley de Ingresos de los años en que se aprobó cada paquete económico.

Si buscamos un culpable, tendría que ser el Congreso de la Unión, que por conducto de los diputados y senadores autorizaron al Servicio de Administración Tributaria perdonar impuestos. Fue el Poder Legislativo, que de forma inmoral trato a una élite con privilegios. Para ser más clara, en 2013 la Ley fue aprobada por todos los partidos políticos en la Cámara de Diputados, con 446 votos, la cual pasó al Senado para su aprobación.

En esa parte de la historia recuerdo que ocupaban una curul en la Cámara de Diputados y votaron a favor de la iniciativa José Luis Valle, Magdalena del Socorro Núñez, Adolfo Orive y José A. López Cándido; en contra Luisa María Alcalde y Ricardo Monreal, entre otros, quienes hoy están en la esfera política.

La ley de Ingresos para el ejercicio 2013 cita en su tercer artículo transitorio que el SAT contaba con el permiso de condonar total o parcialmente las deudas fiscales, cuotas compensatorias, multas por incumplimiento y todo bajo sus parámetros. En el mismo artículo le autoriza perdonar hasta 80 por ciento si había adeudos desde 2007 y quedaban 100 por ciento borrados los recargos.

Lo que ya olvidaron los políticos en contra de la medida es que los legisladores votaron por este programa, que nació en 2007, para recuperar la cartera vencida del SAT, algunos la llamaron Ponte al Corriente, porque era más costoso cobrar impuestos y abrir un juicio. La reflexión es que bajo qué moral critican, cuando muchos de ellos aprobaron y palomearon este beneficio fiscal.

POR ENGGE CHAVARRÍA

[email protected]

@ENGGECHAVARRIA

 

eadp

¿Te gustó este contenido?