El chavo del Chaves

En polémica decisión, El Cruz Azul importó a un joven mediocampista poco conocido del futbol de Portugal

El chavo del Chaves

Tras la repentina salida del medio de contención argentino Iván Marcone, el Cruz Azul contrató a un joven portugués de 22 años de edad.

Se llama Stephen Eustáquio. Proviene del Deportivo Chaves, penúltimo lugar del balompié de Portugal después de 17 jornadas.

Luso de origen canadiense, nació en Leamington, provincia de Ontario, el 21 de diciembre de 1996, exactamente un año antes del más reciente título obtenido por el conjunto cementero en la hoy Liga MX.

Sería injusto e irresponsable criticarlo sin siquiera haberlo visto debutar con La Máquina, pero el concepto de un fichaje así está poco sustentado. Y es inexplicable.

¿Por qué en México no se prefiere formar a un joven futbolista local en lugar de hacerlo con un extranjero?, ¿no es mejor procesar a un prospecto nativo que potencialmente puede ser convocado a la Selección Nacional?

Este tipo de contrataciones lo que hacen es bloquear el surgimiento de nuevos exponentes mexicanos. Luego no se quejen si no sobran jugadores para nutrir el Tatatri de Gerardo Martino.

Se me dirá que Cruz Azul no acostumbra sacar canteranos. Si acaso se podría rescatar al Cata Domínguez en el último lustro. Pues qué pobre producción de un equipo tan grande.

Se comprende que el entrenador Pedro Caixinha lo conoce y lo recomienda, y que los clubes quieren títulos (más que desarrollar jugadores) pero, ¿Cruz Azul no pudo pensar en un joven nativo de su equipo Sub 20 antes de traer a uno de Europa?, ¿pesó más la sugerencia de Pedro que un análisis profundo sobre el novato?

Disgusta el doble discurso de los clubes. Se dicen dispuestos a mover sus canteras, pero hacen lo contrario.

Si el Toluca o el propio Cruz Azul traen extranjeros maduros de calidad se puede entender, pero no en el caso de Eustáquio, que marginará a novatos con posibilidades, por lo que no se encuentra lógica su incorporación.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónAdriana Sarur / La encerrona / El Heraldo de México

Julian Assange, los secretos y el poder