¿El Basquiat latino?

Sus fans lo llaman el Basquiat de nuestra década, y aunque nadie negará el parecido físico con el fallecido estadounidense, el colombiano Oscar Murillo podría ser otra historia

¿El Basquiat latino?

Hace unas semanas, el artista, que se ha puesto de moda, fue seleccionado como finalista para ganarse el Turner Prize, uno de los premios más prestigiosos del mundo. Quizá no habías escuchado hablar de él, pero si la tendencia sigue como ahora, probablemente se hablará de otro artista de origen colombiano que no sea Botero.

Oscar Murillo, de padres colombianos, pero radicado en Inglaterra desde los 10 años, es un joven de 33 años que hace en su mayoría murales e instalaciones con materiales reciclados de comida como leche, yuca o cerveza.

Su objetivo es invitarnos a hacer conciencia en cómo hoy podemos encontrar las taparroscas de un refresco local de México en Sudáfrica, por ejemplo, y a este fenómeno le llama: la expansión de la cultura.

Su obra me recordó el término sociológico: la unicultura. Un joven de Marruecos y uno de Ecuador usan el mismo iphone, se comunican por el WhatsApp con el mismo emoticon; esperan el mismo día la final de Game of Thrones; usan la misma chamarra North Face y aman el mismo caramel macchiato del Starbucks.

La unicultura es la homogenización, lo que se encuentra en un lugar puede aparecer en otro, y no sólo se refiere a consumo de productos, también a las experiencias. ¿Les pasa que al viajar a otro país y entrar a un Starbucks te sientes en casa?… Quizá por eso Murillo montó una fábrica de chocolate colombiano en una galería londinense, para sentirse como en su hogar.

Otro de las características peculiares de sus exposiciones es montar sus litografías garabateadas en el piso, e invitar a los visitantes a pasar encima. La propuesta del artista es interesante pero su popularidad y expansión es más, como todo en la unicultura.

Por Lilia Soren

¿Te gustó este contenido?