José Óscar Valdés Ramírez: El avión presidencial

Cuando AMLO asuma la Presidencia se deberán por concepto de la aeronave siete mil 560 millones 72 mil 713 pesos, y cada año el costo se incrementa

José Óscar Valdés Ramírez: El avión presidencial

El avión presidencial con asignación de código TP-01, el José María Morelos y Pavón, es un Boeing 787-8, usado como transporte ejecutivo al servicio del Presidente de México para sus giras de trabajo dentro y fuera del país. Con matrícula XC-MEX, su vuelo inaugural fue el 10 de febrero de 2016, a Hermosillo, Sonora, para conmemorar el Día de la Fuerza Aérea Mexicana.

Cuando AMLO asuma la Presidencia se deberán por concepto de la aeronave siete mil 560 millones 72 mil 713 pesos, y cada año el costo se incrementa.

En 2012 Calderón acordó una compraventa por seis mil 94 millones 689 mil 887 pesos; en 2014 se debían seis mil 308 millones 491 mil 331 pesos. El año pasado la deuda era de siete mil 214 millones 686 mil 82 pesos. En el informe de proyectos de inversión 2018, al final de este año, la deuda por la aeronave será de siete mil 560 millones, mil 465 millones más de lo pactado en 2012, más el mantenimiento por un periodo de 15 años —sale más caro venderlo que usarlo—.

Esto es, en el imaginario de la población, un gasto innecesario. Sobre todo, cuando la imagen presidencial está en los suelos, y más indignación existirá cuando el pueblo se dé cuenta de que la aeronave la usó la familia del Presidente para viajes personales y caprichos (esto se verá en la bitácora de vuelo).

Después vino un espontáneo para ofrecer comprar por 100 millones de dólares el avión presidencial que el Presidente electo, López Obrador, dijo que pondrá a la venta por su alto costo. El empresario Gustavo Jiménez Pons llevó una carta formal con la oferta a la Casa de Transición, a nombre de la empresa aeronáutica GBS Air Enterprises, donde mostró a los medios el ofrecimiento, que incluye rentarle el avión si lo necesitara.

El precio sería de unos 20 mil pesos por hora (mil dólares). Jiménez Pons dijo ser sobrino de Rogelio Jiménez Pons, quien ofreció unos mil 900 millones. Lo interesante es ¿de dónde sacará el dinero si estuvo acusado de fraude y no tiene fondos? Quiso ser candidato a Presidente de México y no lo logró. La pregunta es ¿sabe la gente de AMLO quién es real y quién no?

El tema del avión se tornó mediático por la baja popularidad del Presidente Peña, y por los abusos de corrupción. La aeronave llegó en 2016 (él lo estrenó), y pasaría desapercibido si no fuera por los escándalos en su administración; eso puso en el ojo del huracán el caso. Es la primera vez que se cuestiona una aeronave; deberían investigar el que adquirió Lozoya para Pemex, misma que se pagó y no existe.

El avión presidencial está ahí. AMLO no lo quiere. Lo acabará rematando, fue parte de su campaña política. Y si bien es cierto que es más caro venderlo que tenerlo, darle mantenimiento tendrá un costo demasiado alto, amén de que se vería mal en un partido de izquierda el uso y disfrute de un avión del que se cuestiona su origen.

AMLO viajará en aerolíneas comerciales. Por tanto, ese avión tiene fecha de caducidad. Si no lo venden se lo darán a las Fuerzas Armadas. Si se usa, será de la Defensa Nacional, no de Los Pinos.

El avión presidencial se volvió inviable por la frivolidad del Presidente. Sin quererlo, se volvió un agravio al pueblo de México. Peña, contrario al rey Midas, destruye todo lo que toca.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo