El ataque de drones en Arabia Saudita y su efecto en México

El ataque forzó al mayor exportador del mundo a reducir su producción en 5.7 millones de barriles

Vanessa Rubio  / Heraldo de  México / Columna Editorial
Vanessa Rubio / Heraldo de México / Columna Editorial

El entorno global se está tornando complejo para el cierre de este año, y no se diga para 2020.

Por dar algunos ejemplos de sucesos de tensión en el mundo están la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el desenlace del Brexit, la recesión económica de Alemania y el reciente ataque de 10 drones al corazón petrolero del Reino de Arabia Saudita (a la refinería más grande del mundo, Abqaiq y al campo petrolero de Khurais).

Mientras los primeros tres eventos eran previsibles y se han complejizado o exacerbado, el ataque en Arabia Saudita es un suceso imprevisto geopolítico, como puede haber muchos otros en el futuro que pongan en riesgo la paz, la estabilidad y la economía mundial.

Arabia Saudita es el mayor exportador mundial de petróleo y Khurais representa cerca de 70% del petróleo del reino, es decir, cerca de 11 millones de barriles diarios. Para una perspectiva, México es el 13v productor de petróleo del mundo, con poco más de 1.6 millones de barriles diarios, es decir 14% de lo que genera Arabia Saudita. Este ataque forzó al mayor exportador del mundo a reducir su producción en 5.7 millones de barriles diarios (50% del total), lo que representó la mayor caída de petróleo en la historia del mundo.

Como resultado, dos días después de los ataques, el precio del petróleo Brent, que es el que se toma como referencia para Medio Oriente, Europa y Asia, se incrementó casi 20%, pasando de 60 dólares a 71.95 dólares por barril, el movimiento más significativo desde la Guerra del Golfo hace 30 años. El crudo mexicano resintió también este suceso y tuvo un incremento de 7.12 dólares por barril, es decir, 16.43% más en tan sólo cinco días donde pasó de 56.54 a 65.83 dólares por barril.

Si bien uno podría pensar de manera lineal que esto beneficia a las finanzas públicas mexicanas con un ingreso adicional diario de 11 millones de dólares (212 millones de pesos), el análisis real del efecto del alza internacional de los precios del petróleo es mucho más complejo y multidimensional.

Uno, la volatilidad y la incertidumbre no son buenas y afectan la confianza. Dos, los precios de los bienes a nivel mundial van a tender a incrementarse y eso afectará a todas las compras que realiza México.

Tres, esto puede conllevar procesos inflacionarios de mediano y largo plazo que afecten la capacidad de compra del mundo, incluidos, desde luego, los mexicanos; y finalmente, estos sucesos y el temor de eventos similares en el futuro pueden también contribuir a menores niveles de crecimiento mundial que acaban afectando a todos. Habrá que esperar la evolución de la situación petrolera, pero también el desenlace de carácter político, al ser esa zona en particular uno de los grandes centros de tensiones en el mundo árabe y entre éste y Occidente, principalmente Arabia Saudita, Irán y Estados Unidos. ¿Futuro 2020? Sobresaltos asegurados.

 

 

POR VANESSA RUBIO

SENADORA DEL PRI

@VRUBIOMARQUEZ

eadp

¿Te gustó este contenido?