El arte de regalar

Parte esencial de la Navidad es la costumbre de intercambiar regalitos, y en donde los obsequios son parte esencial del espíritu de la temporada

Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México
Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México

Mi querido lector, estamos en mi temporada favorita de todo el año: festejos, brindis, reuniones y lo mejor de todo: ¡regalos! ¿Y es que a quién no le gusta recibir?

¿Que vivimos en una sociedad consumista? Sí. ¿Que debe ser más importante la intención que el regalo? También. Pero podemos aprender a ser obsequiadores conscientes, de eso no hay duda. Y es que existe toda una psicología detrás del acto de regalar que explica que la persona que más disfruta y se beneficia es la que da y no la que recibe, aunque siempre es muy placentero también recibir.

Es importante saber que al regalar damos una parte de nosotros mismos, así que pon atención en lo que obsequias.

Lo que regalas es parte de tu imagen, al igual que tu atuendo. Tus regalos y la forma en que los envuelves, las tarjetas que utilizas comunican quién eres y son parte esencial de tu imagen. Con esto no quiero decir que tienes que dar puras cosas caras, el buen gusto nada tiene que ver con el dinero.

Lo que tienes que hacer para lograr un buen regalo de Navidad es que se note que pensaste en la persona a la que se lo diste. Nunca subestimes el impacto de una buena envoltura y de una buena nota.

Te voy a dar unos tips:

  1. Ponte un presupuesto y apégate.
  2. Piensa en dar algo que se pueda disfrutar todo el año.
  3. Si tienes que regalar a mucha gente, es mejor comprar lo mismo a todos y poner etiquetas individuales.
  4. Los regalos que tocan el alma nunca se olvidan: busca algo personalizado (cobijas, tazas, plumas).

¡Tan importante como dar es saber recibir! Debes agradecer siempre, a cualquier persona que se tomó el tiempo y la molestia de salir de su camino para darte un regalo (aunque no haya sido de tu agrado), hay que agradecer, ya sea vía telefónica, chat, correo o plataforma social. Recuerda que, seas quien seas, nadie te debe nada y tú le debes las gracias. Perfecta oportunidad de enseñar a tus hijos con el ejemplo: agradecer personalmente a todos aquellos que les dieron un regalo.

Ahora bien, si de regalos caprichosos se trata, puedes pedir agujetas de oro para tus tenis edición limitada hechas por Mr. Kennedy por 19 mil dólares, o de plata por 3 mil. O unos lentes de Dolce & Gabbana DG2027B de oro con diamantes, por 383 mil dólares. También mandarte a hacer una fragancia diseñada exclusivamente para ti en París por CREED, donde, por 475 mil dólares, el maestro perfumero Oliver Creed te dará una consulta personal para crear tu fragancia en 24 frascos de seis litros 14 kt de oro. ¿Excentricidades? Tal vez, caprichos millonarios que sólo algunos pueden regalarse.

 

Por BRENDA JAET
@BRENDAJAETK

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas