El acusador de Collado: “Temo por mi vida”

Puso al descubierto la manera de operar de Libertad, que creció vertiginosamente con la llegada de Collado en 2015

Alvaro Delgado / Historia de lo inmediato / Heraldo de México
Alvaro Delgado / Historia de lo inmediato / Heraldo de México

Temo por mi vida y la de mi familia, me confía Sergio Hugo Bustamante Figueroa, el empresario queretano que reveló a la justicia federal el entramado de intereses económicos, políticos y electorales que tiene en la cárcel al abogado Juan Collado Mocelo y que involucra a los expresidentes Carlos Salinas y Enrique Peña Nieto.

Ya he recibido amenazas de varios tipos, revela el denunciante de esta trama criminal que, en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, es dimensionada como mayor a la corrupción de Odebrecht, Agro Nitrogenados y la Estafa Maestra, consumados durante el sexenio de Peña, quien por cierto viajó a España el 25 de junio, en el avión Bombardier CL-600-2B16, propiedad de Collado.

De ser un pleito entre particulares, desatendido por la justicia de Querétaro que gobierna Francisco Domínguez, pasó a ser un escándalo que describe a la empresa Libertad Servicios Financieros como una máquina de lavado de dinero y que, al estilo de la mafia, implica a los dos expresidentes, miembros de la cúpula del PAN y empresarios como el casinero Javier Rodríguez Borgio y Martín Díaz, sobrino de Francisco Gil Díaz, ex secretario de Hacienda.

El entramado de intereses, minuciosamente descrito por Bustamante Figueroa -defraudado por Collado y José Antonio Rico Rico, presidente y expresidente de Libertad-, hace ver pequeña la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda, el martes 9, el mismo día en que fue capturado el litigante, quien operó junto con Salinas y Diego Fernández de Ceballos, en 2004, los videoescándalos del empresario Carlos Ahumada contra López Obrador.

Tiene razón el empresario Bustamente Figueroa en temer por su vida: Puso al descubierto ante la Fiscalía General de la República la manera de operar de Libertad que, de ser una caja popular, creció vertiginosamente con la llegada de Collado, en 2015: Ese año se otorgaron 170 millones en créditos a empresas y para 2018 se disparó a 2 mil 464 millones.

Aunque el gobernador Domínguez y el senador Mauricio Kuri alegan inocencia y anunciaron que demandarán a Bustamante por afirmar que son socios de Salinas y Peña, sus relaciones políticas con Collado son públicas y también con Rodríguez Borgio, mecenas de sus campañas.

De hecho, Rodríguez Borgio, quien sería copropietario de Libertad y acusado de vender gasolina robada en sus expendios, tiene como socio a Yamil Kuri, hermano del senador identificado como el preferido de Domíguez para la candidatura del PAN a gobernador. No es novedad la implicación de Collado en lavado de dinero, una acusación adicional a la de delincuencia organizada: Desde 2015 tiene congelada una fortuna en Andorra, estimada en 90 millones de euros, debido a que las autoridades de ese país aducen que no ha acreditado la licitud de los fondos.

Y en 2014, cuando llegaba Collado a Libertad, la Comisión Nacional Bancaria, encabezada por Jaime González Aguadé, la eximió de acusaciones de lavado de dinero y, desde abril, ese funcionario es consejero de la empresa…

POR ÁLVARO DELGADO

[email protected]

@ALVARO_DELGADO

¿Te gustó este contenido?