Educación digital: las 7D’s al servicio del talento

La educación continua es exponencial gracias a la aplicación de las 7D’s, que han probado ser la receta más efectiva para alcanzar el éxito en nuestro entorno global e incierto

María del Sol Rumayor / El Heraldo de México / Colaboradora

Hace unos años, adquirir nuevos conocimientos y habilidades era un proceso arduo y costoso: implicaba tiempo, dinero y esfuerzo que poca gente tenía a su disposición. En cambio, en la actualidad la educación ha pasado de ser lineal a exponencial: es sencillo encontrar opciones para aprender en función de nuestras necesidades y recursos disponibles, y desde cualquier lugar.

 La educación continua es exponencial gracias a la aplicación de las 7D’s, que han probado ser la receta más efectiva para alcanzar el éxito en nuestro entorno global e incierto. El primer paso que siguió la educación, fue transformarse en un modelo digital: el conocimiento y los recursos didácticos se trasladaron a computadoras: se digitalizó la educación. En un inicio, parecía absurdo hablar de educación digital: ¿cómo podría una computadora reemplazar a un maestro o un aula de clases? ¿cómo íbamos a poder aprender de esa manera? Por eso, el desarrollo de esta tendencia fue deceptiva: lento e incierto. No obstante, una vez se empezaron a difundir las bondades de la educación digital, comenzó a percibirse la disrupción en el proceso de aprender nuevas habilidades sin necesidad de asistir a un centro educativo, necesitando solamente ganas y una conexión a internet. 

Eventualmente, se desmaterializó el material educativo de tal forma que ¡todo un curso, diplomado o grado académico cabe en una pequeña aplicación en tu celular! Esto permitió una disminución de los costos de aprender, ya que se desmonetizó un proceso usualmente caro teniendo como efecto una increíble democratización: nos encontramos en una época bendecida para el talento, donde adquirir nuevas habilidades y fomentar nuestras capacidades día con día está al alcance de todos por costos simbólicos e, incluso, nulos gracias a la diversa oferta de todo el mundo: la educación se ha descentralizado. 

La educación exponencial es un escalón más para una humanidad 5.0: más preparada y lista para enfrentarse a un escenario volátil e incierto donde será esencial ser autodidactas y diversos: el conocimiento ya no basta, lo primordial es saber aplicarlo para trascender fronteras. Hoy el reto queda en nuestras manos, depende de nosotros, se convierte en un desafío para nuestra voluntad.

Si quieres conocer más al respecto o hacernos saber tus comentarios, ¡contacta al equipo de Revolución 5.0 al correo contact@disruptivegovlabs.com o nuestras redes @DisruptiveGovLabs, con gusto te leemos!


POR MARÍA DEL SOL RUMAYOR SILLER

@MARISOLRUMAYOR

abr

¿Te gustó este contenido?