Economía y política

Durante el periodo del Desarrollo Estabilizador, (1958–1970), el PIB creció más de 6 por ciento, en promedio anual

Arturo Damm / Pesos y contrapesos / Heraldo de México
Arturo Damm / Pesos y contrapesos / Heraldo de México

Independientemente del sistema político que se tenga, conviene que la economía, sobre todo por el lado de la demanda, compra y consumo, consumo del cual depende el bienestar de la gente, funcione lo mejor posible, demanda, compra y consumo que requieren de la producción, oferta y venta. Es el ciclo que va de la producción (primer paso) al consumo (último paso), que debe operar como mecanismo de relojería.

La afirmación anterior es cierta, sobre todo, cuando de sistemas políticos totalitarios y absolutistas se trata, en los cuales quienes detentan el poder político, que es en esencia el poder para prohibir, obligar y castigar, concentran todo el poder (totalitarismo) de manera ilimitada (absolutismo), atentando en contra de la libertad política de los ciudadanos, atentado que, si la economía marcha bien, haciendo posible no sólo mantener un cierto nivel de bienestar, sino aumentarlo, puede pasarse por alto.

Mientras la economía funcione razonablemente bien, y no se afecte el bolsillo de los ciudadanos, estos pueden pasar por alto los excesos y defectos en los que, en el ámbito de la política, incurran los gobernantes.

Hasta cierto punto es lo que sucedió, en México, durante el periodo del Desarrollo Estabilizador (1958 – 1970), durante el cual el crecimiento de la economía estuvo, en promedio anual, por arriba de 6 por ciento, y la inflación, también en promedio anual, se ubicó por debajo de 3 por ciento, años que, en política, fueron los de la dictadura perfecta, que encontró un cierto respaldo en los relativamente buenos resultados en materia económica. Mientras la economía funcione bien, la política, para la mayoría de la gente, es lo de menos, lo cual les brinda un amplio margen de maniobra a los políticos.

Para cualquier gobierno el buen funcionamiento de la economía es un activo que debe cuidar, sobre todo si la intención de ese gobierno es inclinarse hacia el totalitarismo y el absolutismo, como es el claro propósito del gobierno de AMLO. Es por ello que no se entiende por qué no solo no procura el buen funcionamiento de la economía, sino que lo agrede, haciendo de la mexicana una economía menos segura y confiable para las inversiones directas de las que, ¡va de nuevo!, dependen la producción de bienes y servicios, la creación de empleos y la generación de ingresos. ¿Será porque no saben cómo cuidarlo? No lo creo. La ciencia económica demuestra, y la historia de la economía muestra, lo que se debe hacer.

Al respecto no hay duda y, sin embargo, el actual gobierno se empeña en no hacer caso, ni a los principios y leyes de la la ciencia económica, ni a los hechos y lecciones de la historia de la economía. No hace caso a la lógica, al sentido común, a la prudencia, y de no corregir el rumbo (podría empezar reconsiderando el asunto del NAIM), no solo fastidiará a los ciudadanos, sino terminará fastidiándose a sí mismo.

PD. Hoy termino mis colaboraciones para El Heraldo de México. Agradezco lo que más agradece un columnista: la total y absoluta libertad de expresión, pero, sobre todo, la atención de mis lectores. ¡Gracias!

 

[email protected]

@ARTURODAMMARNAL

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas