Economía en chino

Mal momento para la regeneración nacional. Debe sortear la crisis de migrantes y aranceles

Gregorio Ortega / Esa política / El Heraldo de México
Gregorio Ortega / Esa política / El Heraldo de México

Debiéramos poder respirar con tranquilidad, pero ni con la firma del Acuerdo Incluyente entre empresarios y el Presidente Constitucional de todos los mexicanos el panorama se aclara.

Si sumamos las cantidades que esos mismos grupos ofertaron al anterior gobierno en inversiones contantes y sonantes, puede explicarse nuestro pesimismo, pues de haber cumplido los empresarios, la economía mexicana nos permitiría vivir en otras condiciones.

A la coerción del presidente Donald Trump (que colocó al país en situación de perder-perder), habría que sumar el difícil entorno comercial en la globalización, porque facilita la disminución del Producto Interno Bruto (PIB) en las naciones débiles, sin menoscabar la guerra que libran los tres gigantes de la economía: China, Rusia y Estados Unidos.

Sin balazos habrá muchas muertes, unas por desesperación, otras por hambre, muchas más por el crimen organizado, que también se globaliza.

En medio de estos sentimientos, Jonathan Heath, subgobernador del Banxico, da su diagnóstico: México no debe comenzar a bajar la tasa de referencia mientras exista la amenaza de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aplique aranceles a productos mexicanos.

Intentar comenzar un nuevo ciclo de relajación antes de que se aclare todo lo que está sucediendo, en medio de tantos riesgos e incertidumbres, sería contraproducente; entre esos riesgos se incluye la posibilidad de nuevas rebajas de la calificación crediticia de Petróleos Mexicanos (Pemex), y posiblemente de México, por parte de más agencias calificadoras.

Fitch Ratings ya ha rebajado la nota de la empresa estatal a ‘basura’, así como la deuda soberana. Moody’s Investors Service también ha revisado su perspectiva para México a ‘negativa’.

Hasta aquí la parte medular de la entrevista concedida por el señor Heath a diversos medios. Después de leerla lo que me asalta es la duda: ¿nos informan con veracidad, o todavía papá gobierno ve a los mexicanos como menores de edad que no la soportarían?

Supongo que, si nos dijeran el cómo y el por qué nos pusieron las peras a 25, la actitud de los mexicanos se modificaría, y con certeza todos acudirían a los llamados a la unidad nacional, para que de una vez por todas se destierren del lenguaje político todas las subclasificaciones sociales que se han inventado, y sólo convocan a la confrontación, pero no sucederá así, lo muestran los anuncios recientes, Santa Lucía va, y exhibirán a los amparados y sus razones; Texcoco se inunda.

Se suspende licitación concerniente a la Reforma Energética y se concentra el poder sin importar el riesgo en que se coloca al sector Salud, y a los millones de mexicanos que respiran gracias a sus cuidados.

Es un mal momento para la regeneración nacional, para México. Es momento de unidad, no de confrontación. Nos la pusieron en chino.

POR GREGORIO ORTEGA

WWW.GREGORIOORTEGA.BLOG

@ORTEGAGREGORIO

¿Te gustó este contenido?